El presidente de Castilla-La Mancha, , ha vaticinado que se necesitarán ocho años para reconstruir “todo lo que se destruyó” en la anterior legislatura, “a veces con obscenidad”. “Tirar un edificio, además de doloroso, es sencillo y se hace rápido, reconstruir tantas y tantas cosas en Castilla-La Mancha necesita su tiempo”, ha asegurado durante su intervención en el Debate sobre el Estado de la Región que se celebra hoy en las Cortes Regionales.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha destacado el alto grado de cumplimiento del programa de gobierno pasado el ecuador de legislatura, que ha cifrado en un 80 %, y ha ratificado una vez más su compromiso para cumplir con el resto del programa de investidura y “con la promesa dada a los ciudadanos”. “La región va mucho mejor que hace dos años en todos los sentidos, hemos mejorado y mucho a pesar de un contexto verdaderamente difícil”, ha aseverado el presidente regional.

García-Page ha remarcado que todos los indicadores y parámetros de progreso y bienestar en la región “van notablemente mejor” que hace dos años, algo que ha sido posible, ha enfatizado, “creando un clima muy distinto al que se vivió en la legislatura pasada”, que además ha permitido, sin incrementar la presión fiscal, cumplir con el objetivo de déficit fijado por el , rebajándolo en un 50 %, y reducir en nueve puntos el plazo medio de pago a proveedores.

Asimismo, ha valorado que Castilla-La Mancha es una de las tres comunidades autónomas que menos ha recurrido a la deuda en lo que va de legislatura y ha subrayado el crecimiento del PIB regional en un 3,1 % en 2016, frente a una caída del 5 % durante el anterior mandato. En este tiempo, la región cuenta además con 6.029 empresas más que hace dos años, empresas que han incrementado en un 20 % sus exportaciones en 2016, alcanzando la cifra récord de 6.500 millones de euros.

destacado la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores públicos, a los que ha agradecido su “paciencia” y “aguante” frente a los recortes ejecutados en la pasada legislatura, que ya han recuperado la paga extra suprimida en 2012 y que en la nómina del mes de octubre recibirán la mitad de la reducción salarial implantada por el .

Más empleo y mejor sanidad

En materia de empleo, el presidente ha valorado que Castilla-La Mancha es la cuarta región en incremento de la ocupación, con 51.000 personas más afiliadas a la Seguridad Social, 3.800 de ellas en el sector turístico, y ha celebrado que “los esfuerzos conjuntos de la sociedad”, pero también las políticas activas de empleo, desmanteladas en la pasada legislatura, han provocado un descenso de la tasa de paro de 5 puntos, frente a los 4 puntos de crecimiento en la etapa anterior.

El presidente regional ha puesto especial énfasis en el descenso del paro de larga duración, que ha cifrado en un 30 %, y del paro juvenil en un 10 %, con una bajada también del 9 % en el número de hogares con todos sus miembros en paro.

En el ámbito sanitario, el jefe del Ejecutivo castellano-manchego ha calificado de “auténtica revolución” el cambio experimentado. La región ha incrementado el gasto sanitario en un 12 % con una inversión per cápita de 1.406 euros frente a los 1.053 de la pasada legislatura. La región ha subido siete puestos en el ránking sanitario hasta situarla “entre las siete mejores de todo el sistema”, ha reactivado las infraestructuras sanitarias paralizadas por el Gobierno de Cospedal y ha revertido las privatizaciones iniciadas.

En cuanto a las plantillas de trabajadores, la región cuenta en este momento con 26.000 trabajadores. “Echaron a la calle a 3.000 y tenían previsto echar a otros 4.000”, ha recordado García-Page al referirse a las plantillas horizonte establecidos por el Gobierno anterior y que situaban éstas en 20.000 profesionales sanitarios. Esta apuesta por el empleo ha permitido reducir las listas de espera en septiembre, con 99.670 pacientes frente a los 139.000 del mismo mes en 2015, casi la mitad si se compara la cifra con los 181.141 pacientes del segundo año de gestión del Gobierno anterior.

García-Page también ha subrayado la reducción “a cero” de las derivaciones a centros privados para consultas externas y a la mitad para intervenciones quirúrgicas, pasando de las 8.348 que se realizaron en 2014 y las 7.905 de 2015 a las 2.609 en lo que llevamos de año. En pruebas diagnósticas, la cifra ha pasado de los 152.000 pacientes derivados en 2014 a los 22.952 en 2017. Además, se han realizado 5.700 intervenciones más en centros de atención primaria, y en vacunas, el presupuesto ha pasado de 5,7 millones de euros en 2015 a 9 millones en 2017, ampliando de 10 a 16 las patologías a detectar con la prueba del talón.

Reconstruyendo la educación y la atención a los más vulnerables

En materia educativa, el jefe del Ejecutivo castellano-manchego ha recalcado el incremento presupuestario en la educación pública del 6,1 %, frente a una caída del 32 % en la pasada legislatura, y se ha comprometido a que éste crezca siempre por encima de la media del presupuesto del conjunto de la región. También ha destacado el incremento del 21,5 % en gastos de funcionamiento y de la plantilla de docentes, hasta situarla en 26.326, 743 más durante el presente curso escolar.

García-Page ha señalado la reducción de las ratios en infantil y la apertura de 13 nuevos comedores escolares, con 750 niños más atendidos, 11.300 ayudas de comedor y 66.000 alumnos beneficiados por el programa de gratuidad y ayudas a la adquisición de libros de texto. El presente curso escolar cuenta con 37 rutas de transporte más que en el curso 2014/2015 y 25 acompañantes más. Además, ha recordado, “se han recuperado veinte escuelas rurales más, que fueron abandonadas y suprimidas en la anterior legislatura”.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha repasado también otros logros en materia de bienestar social, el “alma” de la gestión del Gobierno regional, y entre los que destacan el Plan Regional contra la Pobreza Energética, con 47.500 personas beneficiadas, 13.000 ayudas concedidas, 777 cortes de luz evitados y 83 reposiciones de suministro. Del mismo modo, las ayudas de emergencia social se han incrementado de 373 a 420 euros, y se han suprimido 30 tasas “inmorales”, muchas de ellas aplicadas al ámbito de la Dependencia.

En este capítulo, el presidente García-Page ha señalado que la región cuenta con un 43 % más de beneficiarios y un 18 % más de prestaciones reconocidas. Por otro lado, 21.345 personas han salido del llamado ‘limbo de la Dependencia’, que en 2015 contaba con 26.000 expedientes sin tramitar. El Servicio de a Domicilio cuenta con 783 auxiliares más y 51.224 personas atendidas, un 34 % más en apenas un año. “En los momentos de mayor necesidad de ayuda social, se dio un hachazo al sistema social en la región”, ha lamentado.

Apuesta por el acceso a la vivienda y “pujanza” del sector agroalimentario

Dentro de la atención a los más vulnerables, el presidente castellano-manchego también ha valorado la labor de las Oficinas de Intermediación Hipotecaria, que han evitado 52 lanzamientos hasta la fecha. Además, se han concedido 11.000 ayudas al alquiler, frente a la inacción del Gobierno anterior, y se han puesto a disposición de los ciudadanos 585 viviendas, muchas de las cuales sufrieron importantes destrozos al no concluirse su construcción durante la pasada legislatura.

La apuesta por el transporte público también ha centrado parte de la intervención del presidente García-Page, que ha recordado la apuesta y la mejora de los servicios , con la incorporación de nuevas rutas, frente a la eliminación y reducción de servicios del anterior mandato, con un recorte del 58 por ciento en la inversión, o el incremento de los beneficiarios del abono transporte con la Comunidad de , con 19.000 jóvenes usuarios menores de 26 años frente a los 3.800 de la anterior etapa.

Por último, el presidente de Castilla-La Mancha ha querido reseñar la “enorme pujanza” y “vigor” del sector agroalimentario en estos años, destacando el “buen funcionamiento” del sector cooperativo. En este ámbito, el jefe del Ejecutivo regional ha destacado un incremento del 21 % en la contratación de seguros agrarios, los 31,1 millones de euros que se han invertido en modernización de regadíos frente a los 100.000 euros que se destinaban a este capítulo al año en la pasada legislatura, y las ayudas a la incorporación a la agricultura, que han permitido acceder a este sector a 1.215 jóvenes, “uno de cada cuatro mujeres”.