El presidente de -La Mancha, , va a mantener este lunes, en el Palacio de la Moncloa de , su primera reunión oficial con el presidente del Gobierno, , en la que el jefe del Ejecutivo regional planteará más de 150 reivindicaciones de la comunidad autónoma, entre ellas, cuestiones como la financiación autonómica, el mapa de infraestructuras pendientes en la región o el agua, en la que va a quedar muy claro que “el margen para cambiar se está agotando”.

Así lo ha manifestado el propio García-Page, quien ha asegurado también interesarle compartir con Sánchez la visión de la política nacional y la política territorial desde Castilla-La Mancha, al objeto de que el Estado siga defendiendo los intereses y la igualdad de todas las regiones, y porque desde su tierra “no se va a consentir bajo ningún concepto ningún tipo de mercadeo con el independentismo, ni con el catalán ni con ningún otro”.

Sobre la mesa en esta reunión, Castilla-La Mancha va a plantear también las necesidades de la comunidad autónoma para una mayor y mejor financiación por parte del Estado en materia de sanidad, educación y dependencia, así como un reparto más justo de los márgenes de déficit.

Las infraestructuras pendientes por parte del Estado formarán parte asimismo de la agenda de Sánchez y García-Page este lunes en La Moncloa, ya que el presidente regional considera “inevitable” hablar de ellas para que no estén paralizadas “ni en el cajón” y comenzar a impulsarlas “desde a Talavera y una multitud de ellas en las cinco provincias” de Castilla-La Mancha.

Otro de los temas fundamentales de la reunión, como ha apuntado el presidente regional, será el trasvase Tajo-Segura, sobre el cual trasladará a Sánchez la necesidad de que el Gobierno comience ya a hacer gestos para un cambio en torno a esta infraestructura y la política hídrica.

“No quiero ultimátum ninguno, pero en Castilla-La Mancha no vamos a estar a la sopa boba viendo cómo este Gobierno hace lo mismo que el anterior”, ha manifestado, y ha añadido que o se producen gestos que indiquen lo contrario “o reaccionaremos en proporción”.

García-Page ha asegurado que no descarta “medidas más importantes” en el medio plazo en defensa de los intereses del agua en Castilla-La Mancha y ha sido tajante recordando que, como presidente de la comunidad autónoma, se debe mucho más a su tierra que a su partido político y que, “si alguien tiene dudas, que se las vaya quitando de la cabeza”.