El presidente de la empresa pública de Castilla-La Mancha (GICAMAN), , ha desmentido que se ha hayan girado dos recibos de alquiler correspondientes al mes de enero a ningún vecino de la vivienda del número 1 de Laguna de la Colmada en Guadalajara.

De esta forma, Barrado ha expuesto que desde GICAMAN se ha contactado con la persona que se dirigió al alegando haber recibido dos giros de pago de su alquiler del mes pasado. El presidente ha aseverado que este caso se trata de una “persona que se acogió a la opción de ayuda social” y que, por tanto, “GICAMAN no puede hacerse cargo de alquileres privados con terceros”.

La recepción de dos cobros de alquiler se debe a la siguiente casuística; uno de ellos es el cobro ordinario de GICAMAN, que gira mensualmente a todos sus inquilinos, y que se había remitido días antes de procederse al desalojo por parte del Ayuntamiento. Como compensación, la empresa pública no ha girado factura correspondiente al mes de febrero, por lo que, “no puede haber ningún recibo del mes de febrero ni tampoco un segundo que se haya emitido del mes de enero, hecho que se ha comprobado por nuestra parte”, ha señalado el presidente de GICAMAN.

De esta forma, “ giro que se ha recibido es correspondiente al alquiler que esta persona o familia ha formalizado con un tercero, algo totalmente ajeno a GICAMAN, y que, por tanto, solo compete a esas partes”.

Recientemente, desde la Consejería de Fomento se ha mantenido una conversación directa con el Ayuntamiento de Guadalajara para darle a conocer las últimas novedades en cuanto al edificio de GICAMAN y sobre las familias, del mismo modo que se le ha solicitado que todas aquellas dudas o sugerencias que puedan trasladar por parte de los afectados sean remitidas para darles solución con la máxima celeridad. Y es que, “el objetivo del Gobierno regional es que todas estas familias puedan volver a sus casas lo antes posible”, ha subrayado Barrado.

En la actualidad, ya son 22 las familias que han sido reubicadas en otras viviendas, cifra que aumentará en los próximos días, porque hay varias más pendientes de la firma del contrato.

Alternativas para los vecinos afectados: reubicación provisional, ayuda social o rescisión del contrato

El presidente ha recordado que a todos los vecinos con alquiler en vigor de este inmueble de GICAMAN se les ofrecieron tres alternativas mientras tenga que permanecer vacío el edificio; debido a las tareas de diagnóstico global y la posterior ejecución de las obras en base al mismo.

En primer lugar, se ofreció una vivienda alternativa. Estos hogares se están localizando en los entornos más próximos posibles y está siendo GICAMAN quien está coordinando la búsqueda de opciones para todos los vecinos. En este caso, es la empresa pública la que se hace cargo del coste íntegro del alquiler de la nueva vivienda, mientras que el inquilino ha de seguir abonando el alquiler ordinario de Laguna de la Colmada, puesto que los vecinos han decidido mantener ese contrato en aras a regresar una vez se autorice.

Una segunda alternativa es una ayuda social que se está gestionando a través de la Dirección Provincial de Bienestar Social. En este caso, sigue en vigor el antiguo contrato de la Laguna de la Colmada y la persona que se acoge a esta ayuda económica de emergencia se gestiona su contrato provisional mientras duren los trabajos en el edificio de GICAMAN.

Una tercera opción, es la rescisión del contrato; momento, a partir del cual, desaparece la relación contractual entre la empresa pública y los inquilinos actuales.

Comunicación constante con todas las familias del edificio de Laguna de la Colmada

Javier Barrado ha adelantado que en los próximos días van a realizar una nueva ronda de comunicaciones de forma individualizada con todas las familias del edificio de Laguna de la Colmada. “La intención es conocer, en detalle, la situación actual de cada uno de ellos, tanto si ya han sido reubicados o han optado por la ayuda social, así como si están a la espera de una nueva localización habitacional”, ha dicho el presidente de GICAMAN.

Desde el primer día, GICAMAN y la asistencia social contratada, además de la Dirección Provincial de Bienestar Social, han trabajado de forma coordinada para “mantener informadas y atendidas a todas las personas que vivían en el edificio de la empresa pública, además de mantener habilitado desde el minuto uno un teléfono para cualquier pregunta, duda o gestión que tuvieran”.

Barrado ha dicho que desde GICAMAN se quiere realizar un seguimiento de la situación de cada una de las familias, así como ha insistido en que “serán las primeras en conocer el resultado del diagnóstico global del edificio, así como la hoja de ruta para realizar los trabajos materiales de adecuación del inmueble”.