El presidente de la empresa pública de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN), , ha asegurado que no existe ningún caso de desahucio en las viviendas del edificio de su propiedad en la calle de la de la Colmada de Guadalajara.

Barrado ha reiterado que “todos los vecinos con alquiler en vigor, y que fueron adjudicatarios siguiendo los procedimientos habituales en base a la lista de demandantes de vivienda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, han recibido tres alternativas después de que hayan tenido que dejar libres sus viviendas del inmueble mencionado para realizar las tareas de diagnóstico global para la posterior ejecución de rehabilitación”.

Así, en primer lugar, se les ha ofrecido una vivienda alternativa. En este caso se ha primado en la localización de hogares que se encuentren en los entornos más próximos posibles. A día de hoy, ya son 24 las familias las que han optado para esta vía y, todas ellas, ya han sido reubicadas en otras viviendas.

En este caso, es la empresa pública la que se hace cargo del coste íntegro del alquiler de la nueva vivienda, mientras que el inquilino ha de seguir abonando el alquiler ordinario de Laguna de la Colmada, puesto que los vecinos han decidido mantener ese contrato en aras a regresar una vez se autorice.

La segunda alternativa, ha sido la obtención de una ayuda social que se está gestionando a través de la Dirección Provincial de Bienestar Social. En estos casos, se mantendrá una suspensión temporal del contrato de la Laguna de la Colmada. En un tercer caso, las familias podían acogerse a la rescisión del contrato, circunstancia con la que desaparece la relación contractual entre la empresa pública y los inquilinos.

Con esta premisa, el presidente de GICAMAN ha negado que haya procedido a desahuciar a una familia, ya que, en este supuesto “se encontraban habitando la vivienda en situación irregular, al no haber seguido el procedimiento habitual para la obtención de una vivienda pública en régimen de alquiler a través de la lista de demandantes de donde se extraen los potenciales adjudicatarios”.

, GICAMAN ha mantenido alojada a esta familia en un hotel desde que se procedió a desocupar el edificio. Sin embargo, en este caso la empresa pública no puede dar una solución habitacional porque, como se ha citado anteriormente, estaba ocupando una vivienda de forma irregular. GICAMAN es conocedor de que esta familia ha recibido la ayuda de Bienestar Social.

GICAMAN recuerda que no va a girar recibos del alquiler a aquellas familias que se hayan acogido a las ayudas económicas

El presidente de la empresa pública ha vuelto a insistir en que en los casos en que las familias se hayan acogido a las ayudas económicas, GICAMAN no va girar recibos del alquiler de La Laguna de la Colmada mientras se mantenga la actuación que va a llevarse a cabo en el edificio, ya que en esta opción son los propios vecinos los que se gestionan un alquiler con terceros de manera privada.

En este caso, sigue en suspensión temporal el antiguo contrato de la Laguna de la Colmada y la persona que se acoge a esta ayuda económica de emergencia se gestiona su contrato provisional mientras duren los trabajos en el edificio de GICAMAN.

Próxima comunicación formal con las familias del edificio, que tienen línea directa para cualquier consulta con la Dirección Provincial de Fomento de Guadalajara

Javier Barrado ha avanzado que a lo largo de esta próxima semana se van a volver a interesar de forma individualizada por la situación de cada familia, a través de una comunicación, para conocer su circunstancia actual una vez que han optado por cualquier de las tres opciones que se les ofrecieron. En estos términos, la empresa pública ha recordado que, desde el primer día, tanto ella como la asistencia social contratada, y la colaboración de la Dirección Provincial de Bienestar Social, han estado trabajando de forma coordinada para atender las necesidades de todas estas personas.

Del mismo modo, la Dirección Provincial de Fomento mantiene habilitado un contacto para atender, en cualquier momento, cualquier pregunta, duda o gestión que necesite realizar cualquiera de estos núcleos familiares.

En última instancia, GICAMAN también ha informado que actualmente se sigue avanzando en la realización de un diagnóstico integral del edificio para localizar las posibles patologías en su estructura y proceder a marcar la hoja de ruta en su rehabilitación. Estos trabajos están siendo realizados por una empresa especializada en esta materia.

Igualmente, una vez que se tenga este diagnóstico, las familias adjudicatarias serán las primeras en conocer el resultado, así como los trabajos y plazos que se establezcan en base a éste para la adecuación del inmueble.