En abril de 2019, estando en funciones, el ya reunió a las CC.AA. para aprobar en la Conferencia Sectorial de Igualdad este título habilitante. El objetivo era ampliar los mecanismos de acreditación de la condición de víctima de violencia de género, una medida que el Gobierno aprobó en 2018 a través de un Real Decreto-Ley de medidas urgentes para el desarrollo del ‘Pacto de Estado contra la Violencia de Género’.

Sin embargo, queda consensuar y coordinar esta medida para que en la práctica las víctimas sean “reconocidas por los servicios sociales, servicios especializados y otros que se pacten” en una nueva conferencia Sectorial. Así lo ha manifestado Rosell durante una comparecencia institucional con motivo del último asesinato de una mujer a manos de su pareja en Granada, y otro crimen de violencia de género en , ambos ocurridos este fin de semana.

Tal y como ha explicado Rosell, esta medida busca, entre otras cosas, acabar con “la bolsa negra” de mujeres asesinadas por violencia de género que no habían denunciado previamente su situación de maltrato.

De acuerdo a la estadística oficial, en lo que va de año 10 mujeres han sido asesinadas por violencia de género y ninguna de ellas había acudido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para denunciar.