El Gobierno regional ha agradecido hoy al de Administradores de Fincas de las provincias de Albacete y Cuenca que haya organizado las Jornadas Abiertas de “Obras y mantenimiento en comunidades de propietarios”, con el fin de abordar, entre otros aspectos, la seguridad y salud en estos centros de trabajo.

El director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Nicolás Merino ha trasladado que “el empresario puede ser cualquiera de nosotros en el caso de que seamos elegidos presidente de la Comunidad de Propietarios”.

Durante su intervención, Merino ha subrayado que la Junta de Comunidades través de su Consejería ·”pretende concienciar con Jornadas de este tipo sobre las Comunidades de Propietarios sobre seguridad en edificios”, e informar de los “diferentes roles que tienen los presidentes de la Comunidades.

Sobre este asunto, el director provincial de Empresas ha subrayado que los presidentes de las Comunidades de Propietarios pueden tener el rol de “empresario”, en el caso de que tengan contratados a personal, y están obligados a cumplir con la Ley de Riesgos Laborales. En un segundo apartado, se ha referido a “ser titulares de un centro de trabajo” siendo corresponsable en materia de seguridad y salud con contratos de servicios; y finalmente “al asumir que son el promotor”, ya que en los edificios se realizan obras y reformas de accesibilidad.

Merino ha estado acompañado de la presidenta del Colegio Oficial de Administradores de Fincas de las provincias de Albacete y Cuenca, ; y del concejal de Obras del Ayuntamiento de Albacete, .

Por último, desde el área de Seguridad Laboral de la Dirección de Economía, Empleo y Empresas se ha recordado que se han visitado 185 obras por técnicos habilitados en la provincia de Albacete, de las cuales 32 fueron en Comunidades de Propietarios, un 17,3% por ciento.

Finalmente, Merino ha añadido que las Comunidad de Propietarios son un sujeto subvencionable para mejoras en condiciones materiales de prevención de riesgos laborales, y la importancia de la cultura preventiva para crear “una conciencia real de la dimensión del problema que supone un accidente, y sobre todo, para evitarlo.