Toledo, 14 de junio de 2012. El presidente de la Asociación de directoras y gerentes de servicios sociales de España, José Manuel Ramírez, ha denunciado esta tarde en Toledo “el retroceso brutal en la aplicación de la Ley de Dependencia que se esta registrando en Castilla-La Mancha”, que achacado a los recortes, la falta de alma y la desidia e impericia” del Gobierno de .

Ramírez denunció que Castilla-La Mancha “está a la cabeza de los recortes en el sistema de atención a la dependencia. En el primer año de Gobierno Cospedal, se han quedado a la espera de prestaciones más de 14.000 dependientes reconocidos; se atiende a 515 personas menos que hace 12 meses; se ha rebajado el grado de dependencia a varios miles de dependientes -entre ellos, 1.226 grandes dependientes que milagrosamente han dejado de serlo-; se han cerrado 1.000 plazas residenciales; se han retirado las prestaciones económicas a otras 1.000 personas y se han recortado medio millón de ayudas domiciliarias.

Estos recortes han provocado la pérdida de más de 1.500 puestos de trabajo en el sector de la atención a dependientes en Castilla-La Mancha en el último año; dijo Ramírez, quien advirtió que a los recortes de Cospedal se añadirán ahora los 17 millones que ha recortado el para la atención a dependientes de Castilla-La Mancha, lo que provocará la expulsión del sistema de atención a la dependencia de otras 2.000 personas y el despido de al menos 600 personas que se dedican a la atención a dependientes.

Ramírez ha acudido esta tarde a Toledo para intervenir en un Acto Publico organizado por la Plataforma Social en Defensa del Estado del Bienestar y los Servicios Públicos de CLM “con la clara intención de defender la Ley de Dependencia y el sistema público de atención a las personas dependientes, pero también para informar, desde el rigor y desde los datos, de la realidad”, según explicó , representante de en la citada Plataforma.

Al respecto, Ramírez calificó de “dramática” la situación de los dependientes en Castilla-La Mancha tras el primer año de Gobierno Cospedal, en especial la de “las 14.529 personas que tienen reconocido su nivel y grado de dependencia, pero que no reciben ninguna ayuda ni ninguna prestación porque siguen esperando a que se les diga la prestación o el servicio al que tienen derecho”.

Además de mantener a todas estas personas en el denominado ‘limbo de la dependencia’, el Gobierno Cospedal atiende en estos momentos a 515 dependientes menos que hace un año; y ha revisado y rebajado el grado de dependencia reconocido a varios miles de personas, entre ellas a 1.226 grandes dependientes que, a juicio del actual ; ya no lo son.

Además, en el último año se han cerrado en la región 1.000 plazas residenciales para personas dependientes, han dejado de darse prestaciones económicas a otras 1.000 personas y se han recortado medio millón de ayudas domiciliarias, denunció Ramírez, quien resaltó que todos estos recortes han provocado la pérdida de más de 1.500 puestos de trabajo en el sector de la atención a dependientes en Castilla-La Mancha en el último año.

Ramírez señaló a este respecto que “los ineptos que nos gobiernan son incapaces de entender la importancia de los retornos económicos y de empleo que conlleva la atención a la dependencia, donde cada millón de euros invertido genera 30 puestos de trabajo netos, estables y no deslocalizables; además de devolver a las arcas públicas un 43% en concepto de IVA, IRPF y Seguridad Social”.

Ramírez recordo finalmente que España es “un pais envejecido. El 80% de las personas que recibe ayudas o prestaciones de la Ley de Dependencia tiene más de 65 años; y la mitad de ellas tiene más de 80 años. Somos un país de viejos, y tenemos que atenderlos por una razón de justicia social. Aunque este argumento no sirve para políticos sin alma”

En presidente de la Plataforma de la Dependencia de CLM, , dijo a este respecto que “los recortes que está imponiendo Cospedal no tienen razón en los números, sino en los genes de su partido y de su gobierno. Nunca se creyeron la Ley de la Dependencia y en cuanto han tenido oportunidad están desmantelando el sistema”

“El que pueda, que se lo pague. Y el que no, a la beneficencia. Esa es su idea. Seguramente, la señora Cospedal podrá pagar el colegio privado de su hijo, la residencia de sus familiares o el hospital privado que pueda necesitar su familia, pero la mayoría de los castellano-manchegos no pueden, y por eso necesitan los servicios sociales y la sanidad pública y la escuela pública”