Martínez Arroyo ha señalado que en total se ponen a disposición de los viticultores de Castilla-La Mancha 33 millones de euros del Programa de Apoyo del Vino en una nueva Orden en la que “se priorizarán los proyectos de agricultores que lleven su producción a empresas que diferencien en el pago por calidad o que estén inmersas en proyectos de integración comercial, así como también los proyectos presentados por profesionales, jóvenes y mujeres”.

Según ha informado en nota de prensa, el Gobierno espera que la soliciten 44.000 viticultores para todas las variedades, excepto la variedad airén, “en una nueva oportunidad para innovar en el sector vitivinícola de Castilla-La Mancha aumentando su competitividad y rentabilidad”, ha manifestado el consejero desde Estrasburgo, donde ha acompañado al presidente de Castilla-La Mancha, , que ha sido elegido presidente de la Vitivinícolas (AREV) para los próximos dos años.

Del mismo modo, ha recordado que en la campaña 2016/2017 en la antigua línea de reestructuración se han abonado ya 21,6 millones de euros a 2.406 viticultores “haciendo frente a todas las peticiones”, en la mayoría pasando el sistema de producción de vaso a espaldera.

“Éste es un Programa de Apoyo más, pero hemos querido dar un giro de verdad para hacer la reconversión más competitiva priorizando las variedades más demandadas y los proyectos presentados por jóvenes, mujeres o agrupaciones de productores”, ha dicho el consejero.