El vicepresidente primero del Gobierno regional, , ha insistido hoy en Cuenca en la necesidad de “dar una vuelta” a la política hidráulica de nuestro país y alcanzar “un gran acuerdo nacional” para garantizar que todas las cuentas puedan utilizar los recursos que tienen a su disposición.

Preguntado por las últimas informaciones que desde reclaman el mantenimiento del trasvase Tajo-Segura y el cumplimiento de la Ley del Memorándum, el vicepresidente primero ha subrayado que “el desarrollo de un territorio no se puede basar en un recurso que lejano y, en mucho casos, ajeno”.

En este punto, ha señalado que el Gobierno de Castilla-La Mancha comparte el criterio manifestado por el Ejecutivo central a través de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de ir reduciendo los trasvases y poner en funcionamiento al cien por cien las desaladoras construidas en el Levante español.

Y es que, ha añadido Martínez Guijarro, la cabecera del Tajo “no está en condiciones de aportar más agua al Levante” pues, además, muchas zonas tienen problemas de abastecimiento debido a que la Administración central lleva muchos años incumpliendo los compromisos que había adquirido con estos municipios para construir redes de abastecimiento.