El acuerdo detalla que tras las negociaciones celebradas por el constituido para la solución de estas discrepancias competenciales manifestadas, éstas se dan por aclaradas a razón de algunos compromisos.

Así, ambas partes coinciden en que el apartado i) del artículo 4 de la Ley debe interpretarse de conformidad con la competencia exclusiva de la que es titular el Estado en materia de ‘Legislación laboral, sin perjuicio de su ejecución por los órganos de las comunidades autónomas’.

En consecuencia, ambas partes coinciden en que el inciso del apartado i) del artículo 4 referido al “acoso sexual o por razón de sexo en el ámbito laboral” se trata de una manifestación de violencia hacia la mujer de aplicación en el ámbito exclusivo de la ley autonómica, cuya naturaleza es administrativo-asistencial, según se desprende de su Exposición de Motivos y de su artículo 2, dado que las definiciones de acosos aplicables en el ámbito laboral son las contenidas en la normativa estatal correspondiente.

En el mismo sentido, en relación con el artículo 34 de la Ley 4/2018, ambas partes acuerdan que, en base a lo dispuesto sobre la competencia exclusiva del Estado en materia de legislación laboral y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional al respecto, el apartado segundo debe ser suprimido, dado que incurre en un supuesto de inconstitucionalidad por ‘lex repetita’ en una materia en que la Comunidad Autónoma carece de competencia legislativa, como es la tipificación de las prácticas laborales discriminatorias.

En concreto, el artículo suprimido explicitaba que “tendrán en todo caso tal consideración las discriminaciones directas o indirectas sufridas por razón de sexo en materia de acceso al empleo, retribuciones, jornadas, formación, promoción y demás condiciones de trabajo, así como el acoso sexual y por razón de sexo”.

Asimismo, ambas partes convienen en que, en garantía de la adecuada seguridad jurídica, el tendrá especial consideración de lo dispuesto en este acuerdo en la redacción del desarrollo reglamentario de la ley.

Fue el pasado mes de enero cuando el presidente regional, , desveló que el tenía la “tentativa” de recurrir al Tribunal Constitucional esta ley, pero con el presente acuerdo se disipan las dudas y la normativa se consolida.