y la de Castilla-La Mancha (FEMP-CLM) han suscrito un convenio de colaboración para formar a cargos electos y personal de las entidades locales en materia de prevención de violencia de género mediante la impartición de actividades de formación al objeto de mejorar la gestión.

Así lo ha explicado, la consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Blanca Fernández, al ser uno de los asuntos acordados en el itinerante celebrado este martes en la localidad de (Guadalajara).

Fernández ha valorado esta medida a la que se destinarán 400.000 euros y que se enmarca en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género al objeto de financiar los gastos del personal encargado de la formación y gestión de las actividades formativas -profesionales del ámbito local que proporcionen información, asesoramiento jurídico, atención psicológica, apoyo social, apoyo a la inserción laboral, apoyo educativo-; los gastos de material fungible; el alquiler de los equipos necesarios para desarrollar la actividad de formación; los gastos indirectos como pueden ser luz, telefonía o limpieza, y los gastos de difusión y comunicación.

En concreto, es la Viceconsejería de y Coordinación Administrativa, dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, quien tiene previsto la realización de actividades de formación en la prevención de la violencia de género para cargos electos y personal de las entidades locales durante el periodo 2019-2021 en colaboración de la FEMP-CLM, asociación constituida por 905 municipios y las cinco provincias de la región para la defensa y promoción de las autonomías locales.

Por su parte, la FEMP-CLM dispone de una amplia experiencia e infraestructura para la realización de formación en el ámbito de la administración local.

Unidad y colaboración entre administraciones

Precisamente, la consejera de Igualdad se ha congratulado por “esta unidad y colaboración entre todas las administraciones, pues compartimos el objetivo común de hacer frente a la violencia machista de forma transversal con medidas de sensibilización, prevención y de impulso de la formación de los agentes implicados”, entre otras.

En este sentido, Fernández ha insistido en que, “la violencia de género se concibe como un problema grave que atañe a todas las instituciones, así como a la sociedad en su conjunto, y esta medida formativa contribuirá a cohesionar la región y a garantizar la igualdad entre la ciudadanía”.