El director general de Carreteras y Transportes, David Merino, ha destacado que la inversión del Gobierno regional en estos tres años de legislatura ha sido de más de cinco millones de euros para mejorar y renovar el firme de la CM-42, Autovía de los Viñedos, “un ejemplo más de la recuperación que se está llevando a cabo por la gestión del presidente García-Page en la red autonómica de carreteras”.

Al igual que ya se hizo en los veranos de 2016 y 2017, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprovechado la época estival para llevar a cabo trabajos de reparación del firme de la esta autovía, este 2018, concretamente, “se está extendiendo durante estos meses una nueva capa de rodadura entre los kilómetros 52, en el enlace de Norte/Urda, y el kilómetro 64,5, a la altura del enlace A-4/Madridejos Este”.

Es una prioridad del Ejecutivo regional mejorar nuestras carreteras, porque “es invertir en la seguridad de los castellano-manchegos y viajeros que pasan por nuestras vías. Y en ese propósito se enmarca esta renovación del firme de una de las autovías que vertebra nuestra región”, según ha considerado el director general.

Los trabajos de renovación están consistiendo en el extendido de una mezcla discontinua tipo BBTM-11B con un espesor de 3 centímetros, unos trabajos que “van a permitir compensar el natural desgaste superficial sufrido por su uso desde que se puso en servicio a finales del año 2005”, ha añadido.

Se está actuando en un tramo de 12,5 kilómetros, dando continuidad a los anteriores trabajos realizados entre y Consuegra. La renovación firme en los Viñedos se inició el pasado mes de julio y se prolongará durante todo el verano, fecha que según los técnicos es la más adecuada debido a las condiciones meteorológicas.

Según el director general de Carreteras y Transportes, “para garantizar un resultado óptimo y duradero, se han empleado compactos de la máxima calidad como áridos porfídicos de máxima dureza con betunes modificados y riegos termoadherentes, al tiempo que se ha contado con equipos de extensión y compactación de altas prestaciones”. Después de su colocación se verifica con ensayos y controles de calidad.

Esta actuación cubrirá un total de 320.000 metros cuadrados, estimándose el empleo de unas 22.000 toneladas de mezcla asfáltica. Además de los trabajos de este tramo, se han reparado otras zonas puntuales que presentaban deformaciones entre los kilómetros 74 y 82 y junto al viaducto del FFCC - (en el término de Alcázar de ).

Esta profunda renovación del firme de la Autovía de los Viñedos es un ejemplo más del esfuerzo inversor del Ejecutivo castellano-manchego para recuperar el tiempo perdido en el mantenimiento de nuestras carreteras, una tarea que “estuvo abandonada durante toda la legislatura anterior, lo que ha provocado además que el deterioro de la red de comunicaciones haya sido mayor”, ha dicho David Merino.

Según datos actualizados, el ya ha invertido 183 millones de euros para actuaciones en 413 kilómetros de carreteras de la región; mientras que, con el anterior Gobierno, durante toda la legislatura, la inversión fue de sólo 40 millones de euros para 235 kilómetros, es decir, que “este Gobierno ya ha llegado a un 44 por ciento más”.

Trabajos previos en la CM-42

La renovación generalizada de la capa de rodadura de la Autovía de los Viñedos, CM-42, en sus primeros 52 kilómetros entre Toledo y Consuegra tuvo su origen en el verano de 2016, cubriendo un total de 10,5 kilómetros de su calzada izquierda (sentido Toledo) y otros 5 kilómetros por la derecha (sentido Consuegra), fresando y reponiendo previamente los tramos envejecidos para, posteriormente, extender la nueva capa de rodadura.

En 2017 se desarrolló una segunda y más ambiciosa campaña, renovándose otros 30 kilómetros por la calzada izquierda y 41 por la derecha. De forma análoga, se acometieron con anterioridad trabajos de saneo y reparación en las zonas deterioradas y fueron reafirmados los dos enlaces de Nambroca, Almonacid de Toledo, y .

En los próximos años se seguirá avanzando en este cometido hasta completar la renovación de los 126 kilómetros de autovía que finaliza en , incluyendo los 12 kilómetros de la calzada izquierda y los 6,5 de la derecha del tramo Toledo-Consuegra.