El ha aprobado la orden de bases de subvenciones a proyectos de Formación Dual en Empresas dirigidas a jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil (Proyectos Dual-Empleo), que pretende “fomentar la inserción laboral de jóvenes desempleados, e incluimos el compromiso de contratación posterior con el fin de optimizar sus posibilidades de acceso a un trabajo estable y de calidad”.

Así lo ha anunciado el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, que ha explicado que el Consejo de Gobierno ha dado luz verde a esta orden de ayudas con la que “perseguimos mejorar las posibilidades de inserción laboral de las personas jóvenes desempleadas, combinando la formación profesional para el empleo con trabajo efectivo en la empresa, mediante contratos de una duración de entre 6 y 12 meses para la formación y el aprendizaje y aportando un compromiso de contratación posterior de, al menos, el 30% de las personas participantes”.

En concreto, ha especificado el portavoz, “se trata de proporcionar a este colectivo un itinerario formativo para la obtención de un certificado de profesionalidad, posibilitando, al mismo tiempo, su incorporación inmediata al mercado de trabajo”.

Podrán ser beneficiarias de estas ayudas de casi 1,2 millones de euros las empresas que, en su condición de empleadoras, formalicen los contratos de trabajo; las agrupaciones de empresas que presenten solicitud conjunta mediante un convenio que lo acredite; y agrupaciones de empresas y entidades de formación.

El Consejo de Gobierno también ha aprobado las bases reguladoras de la concesión de subvenciones para la realización de proyectos de formación y prácticas no laborales en empresas, destinados a personas inscritas en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil (Formación Plus), a las que destinará más de 4,1 millones de euros.

Con esta actuación, el Gobierno regional pretende fomentar la inserción laboral de jóvenes desempleados de 18 a 25 años, en especial los que abandonaron prematuramente los estudios, con proyectos de formación profesional y prácticas no laborables en empresas, “una iniciativa totalmente novedosa con la que pretendemos mejorar la empleabilidad de los desempleados y optimizar sus posibilidades de acceso a un trabajo estable y de calidad”.

Previa realización de un itinerario socio-laboral individualizado, se trata, ha dicho, de facilitarles formación para la obtención de un certificado de profesionalidad, facilitando su acceso al mercado de trabajo de una manera satisfactoria”.

Por ello, se van a subvencionar proyectos de formación y práctica para jóvenes y proyectos de formación y práctica para jóvenes en riesgo de exclusión, que se desarrollarán en dos fases, una primera de formación correspondiente al certificado de Profesionalidad, y una segunda, para los que obtengan el certificado, para realizar voluntariamente prácticas no laborables en empresas de sectores relacionados con la formación impartida.

Los proyectos subvencionables deberán cumplir con la fase formativa, en modalidad presencial y con una duración máxima de 400 horas, con un mínimo de 8 alumnos y un máximo de 15, y la fase de prácticas no laborales en empresas con una duración de 3 meses, y mínimo de 240 horas, y una beca de apoyo “cuya cuantía será, como mínimo, del 80 por ciento del IPREM mensual vigente en cada momento”, ha asegurado.

Mejorar la formación a las necesidades del mercado laboral

Por otra parte Hernando ha informado que el Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de la orden de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo por la que se establecen las bases reguladoras de la concesión de subvenciones para la prospección y detección de necesidades formativas, diseño, programación y difusión de la oferta formativa de trabajadores ocupados, y apoyo a las pymes en la formación de sus trabajadores.

Esta orden novedosa, que se aprueba por primera vez en la región, como ha indicado el portavoz “es un buen reflejo del trabajo que venimos haciendo desde el Gobierno regional para adaptarnos a la Ley de Formación Profesional para el Empleo, aprobada en septiembre de 2015”, avanzando que “nuestra región será la primera Comunidad Autónoma en adaptar esa Ley a nuestro ordenamiento, con el objetivo de mejorar la respuesta de formación para el empleo a las necesidades del mercado laboral de Castilla-La Mancha”.

Esta orden, que contará con una cuantía que alcanzará previsiblemente los dos millones de euros, y cuya convocatoria de ayudas, como ha apuntado Nacho Hernando, se aprobará antes de final de año, incluirá las siguientes acciones subvencionables: la prospección y detección de las necesidades formativas; el diseño, programación y difusión de la oferta formativa para trabajadores ocupados; y el asesoramiento a las pequeñas y medianas empresas para la formación de sus trabajadores.