El - la Mancha, presidido por , ha invertido 2,5 millones de euros en la provincia de Ciudad Real destinados a la gestión y prestación del servicio de atención temprana para niños y niñas con discapacidad en un total de 17 centros y en el de neonatos ubicado en el Hospital General de Ciudad Real, el único de estas características en la región.

Los centros se ubican en , , Bolaños de Calatrava, Socuellamos, Alcázar de , Carrión de Calatrava, , Ciudad Real (cinco centros), , , Manzanares, La Solana y Daimiel, prestando servicio a niños y niñas de la comarca de cada una de estas localidades.

La directora provincia de Bienestar Social, Prado Zúñiga, ha asegurado que, de esta forma, “la atención temprana universal está garantizada impulsando el trabajo en su entorno más próximo, en su propio domicilio, en su colegio, en los lugares de ocio que frecuente el menor”. Todo ello, ha añadido, en línea con los nuevos modelos de atención temprana que se están desarrollando en Castilla-La Mancha.

Zuñiga ha recordado que el servicio de atención temprana, dependiente de la Consejería de Bienestar Social, tiene por objeto “dar una respuesta precoz a las necesidades de apoyo de estos niños y niñas y sus familias para facilitar su desarrollo físico y emocional, y favorecer la inclusión en el entorno escolar y social, así como mejorar su calidad de vida ahora y en el futuro”.

1500 menores atendidos en el primer semestre

La directora provincial de Bienestar Social ha destacado que el ha atendido en el primer semestre del año a 4.409 menores, de los que 1.500 son de la provincia de Ciudad Real, lo que supone un 24 por ciento más de personas atendidas respecto al mismo periodo de 2015, de modo que “se atiende a unos 1.000 niños más cada año en Castilla-La Mancha que en la pasada legislatura”.

El incremento de menores atendidos responde al aumento de presupuesto y a la puesta en marcha esta legislatura de seis nuevos recursos de Atención Temprana, hasta llegar a los 50, al tiempo que se ha incrementado un 15 por ciento el número de profesionales, hasta los 275.

La directora provincial de Bienestar Social ha querido dejar claro que “el Gobierno de Castilla-La Mancha es sensible a la necesidad que presentan algunos niños y niñas de recibir tratamiento de atención temprana” compatibilizándolo con la asistencia a un centro educativo. Para ello, la Consejería de Bienestar Social trabaja en un decreto de Atención Temprana que “ampliará la cobertura hasta los seis años de edad en sus centros, cuando por su gravedad sea necesario, de forma simultánea a la atención que se presta en los centros educativos”.

El objetivo es aprobar la nueva normativa para que entre en vigor el próximo curso y su implementación será escalonada, de esta forma, la prioridad será dar continuidad a los menores que actualmente reciben Atención Temprana y la van a seguir precisando, según criterios profesionales.

El Gobierno regional trabaja de manera coordinada en materia de Atención Temprana y, para ello, cuenta con una herramienta muy importante, como es el Acuerdo Marco de Colaboración entre las consejerías de Bienestar Social; Educación, Cultura y Deportes; y Sanidad, suscrito el 12 de julio de 2016, fruto de este Acuerdo Marco, se ha constituido la Mesa de la Atención Temprana, en la que participan las tres consejerías.