El ha conseguido agilizar y reducir a cuatro meses los tiempos de espera para la incorporación al Sistema de Dependencia en la provincia de Ciudad Real, lo que supone acortar a más de la mitad el tiempo que un usuario tenía que esperar en julio de 2015.

Así lo ha destacado la directora provincial de Bienestar Social, Prado Zúñiga, quien ha expresado su satisfacción porque “gracias al impulso del hemos conseguido que la persona obtenga el grado de dependencia en tan solo un mes desde que se registra una solicitud y tres meses después la resolución de la prestación, cuando con el anterior Ejecutivo de Cospedal era de algo más de 10 meses”.

Un “logro” que ha sido posible gracias al “empeño” del presidente de Castilla-La Mancha de dar prioridad a la Ley de la Dependencia, reforzando para ello los servicios con más profesionales y apostando decididamente por la atención de las personas más vulnerables”.

En este sentido, Zúñiga ha destacado el aumento de los beneficiarios del Sistema de Dependencia en Ciudad Real en un 81,40 por ciento durante la presente legislatura, al pasar de 8.480 en julio de 2015 a 15.383 a día de hoy, así como el número de prestaciones, que han aumentado casi en 7.000 durante este tiempo.

La directora provincial de Bienestar Social ha valorado sobre todo la evolución que han experimentado las prestaciones vinculadas al servicio, al pasar de 407 a 1.918, lo que supone un aumento del 371 por ciento en la provincia ciudadrealeña.

También se ha incrementado de forma significativa la ayuda a domicilio en casi 3.300 prestaciones -un 211 por ciento-, la teleasistencia con 1.014 prestaciones aprobadas más.

Por último, Zúñiga ha explicado que el número de expedientes pendientes de Plan Individualizado de Atención (PIA) se ha reducido en un 91,68 por ciento, y el número de solicitudes pendientes de valorar ha descendido un 70,84 por ciento.