El ‘fracking’ es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas natural o petróleo del subsuelo y el Gobierno entiende que las normas de protección reguladas en la ley manchega vulneran las competencias estatales sobre hidrocarburo y medioambiente.

Por ello, el Ejecutivo de invoca el artículo 161.2 de la Constitución “a fin de que se produzca la suspensión de los preceptos objeto del recurso de inconstitucionalidad”. Asimismo, considera que la técnica del ‘fracking’, al estar ya sujeta a la evaluación previa de su impacto ambiental, ya cuenta con “la necesaria protección ambiental”.

En concreto, el concluye que la ley manchega que prevé la elaboración de un plan estratégico para prohibir el ‘fracking’ “en zonas de restricción y zonas de exclusión” supone “una vulneración de la Ley del Sector de Hidrocarburos, así como la Ley de Evaluación Ambiental”.

PRECEDENTES

El (TC) ya ha ratificado en tres ocasiones recursos de inconstitucionalidad interpuestos por el Gobierno contra distintas iniciativas legislativas regionales, como sucedió en 2014 en o en , o en 2016 en Cataluña.

En el País se redactó en 2016 una ley similar a las anteriores contra la que el Gobierno presentó un recurso de inconstitucionalidad y pidió la suspensión cautelar de los artículos que recogían la prohibición del ‘fracking’, pero el TC levantó dicha suspensión al entender que no existía perjuicio alguno “de imposible o difícil reparación”.