El Gobierno regional ha ofertado de nuevo a los Ayuntamientos de Castilla-La Mancha la posibilidad de mantener abiertos los comedores escolares durante el periodo de las vacaciones de Navidad para dar respuesta a las necesidades de aquellas familias con menores escolarizados que tienen rentas más bajas o se encuentran en situación de emergencia social.

Los Ayuntamientos que estén interesados en que se preste este servicio en sus municipios deben comunicarlo a la Consejería de Educación, y Deportes antes del 20 de diciembre, ya que la apertura de los comedores escolares durante los periodos no lectivos se realiza mediante la firma de convenios entre el Gobierno regional y el Ayuntamiento interesado.

El director provincial de Educación, Cultura y Deportes, , ha recordado que esta medida supone “una ayuda importante para muchas familias que atraviesan situaciones económicas complicadas y para las que el periodo de vacaciones supone una carga económica añadida”.

Desde la Consejería de Educación, Cultura y Deportes se plantea la puesta en marcha de los comedores como un servicio complementario de carácter educativo, que desempeña una destacada función social, que permite la conciliación de la vida familiar y laboral, complementa la alimentación del alumnado y, en definitiva, suple y compensa posibles carencias de tipo familiar, económico y sociocultural.

Con este convencimiento, desde el Gobierno regional se han impulsado durante esta legislatura las becas para comedor escolar. En la provincia de Guadalajara, este curso son 1.976 los alumnos y alumnas que disfrutan de una beca comedor, lo que supone un incremento respecto al curso anterior de más del 38 por ciento.

Del total de los beneficiarios de la beca comedor en la provincia, 1.263 reciben una beca que cubre la totalidad de los gastos del comedor, frente a los 1.046 que disfrutaron de este tipo de ayuda en el anterior curso.

Otros 713 alumnos y alumnas reciben una ayuda que cubre el 50% de los gastos de comedor, cifra que refleja un incremento en este tipo de becas superior al 89 por ciento respecto al curso 2016/2017.

“La situación económica de algunas familias en Castilla-La Mancha aconseja continuar con una actuación excepcional de ayudas complementarias, iniciada al comienzo de esta legislatura, destinadas a paliar una situación económica deficiente”, recuerda Faustino Lozano, quien añade que “unas de estas ayudas son, sin lugar a dudas, las de los comedores escolares, que suponen un factor compensador de desigualdad entre el alumnado”.