El continuará promoviendo el aprovechamiento de la biomasa forestal por su rentabilidad medioambiental, económica y social pues puede construir a fijar población en el medio rural, según ha señalado el viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo, en la inauguración de las I Jornadas sobre biomasa forestal y economía baja en carbono en Castilla-La Mancha que se han celebrado este jueves en Cuenca.

Portillo ha explicado que los beneficios que el uso de la biomasa forestal tiene para el medio ambiente, como la disminución de las emisiones de CO2 a la atmósfera y que se trata de una fuente de energía renovable que no se agota sino que se regenera cada año; hay que sumar el empleo que se puede crear en torno a este sector.

Así, ha apuntado que según los estudios realizados por la Asociación Española de Biomasa Forestal, en una población de alrededor de 10.000 habitantes, la utilización de biomasa forestal genera unos 135 empleos frente a los nueve o diez que genera el uso de otras fuentes de energías fósiles.

Según el viceconsejero de Medio Ambiente, esto resulta clave en una comunidad autónoma como Castilla-La Mancha donde hay territorios con serios problemas de despoblación pero que, a su vez, tiene un 45% de superficie ocupada por masa forestal, en total más de tres millones y medio de hectáreas de las que un millón son montes comunales de la Administración regional.

Es por ello que ha asegurado que el Gobierno regional va a seguir promoviendo el uso de la biomasa forestal y eso se reflejará en la Estrategia de biomasa forestal residual que, según ha avanzado, el consejero de , Medio Ambiente y Desarrollo Rural, , presentará próximamente en el .

No obstante, ha recordado otras medidas destinadas a impulsar el medio ambiente y las energías renovables puestas en marcha por el Ejecutivo autonómico, como el importante paquetes de ayudas al sector forestal, dotado con más de 34 millones; la ampliación de la contratación de los trabajadores de de cuatro a doce meses para llevar a cabo trabajos de conservación en el monte o el impulso a la educación ambiental con la reapertura de los centros de investigación y la concesión de ayudas al transporte para que los centros educativos de la región puedan visitarlos.

Por último, Portillo ha asegurado que el uso energético de la biomasa forestal “es algo muy extendido en Europa y sobradamente testado para poder asegurar su éxito, además de su rentabilidad medioambiental, social y económica”.

Preguntado por los problemas que se han detectado en algunas calderas de biomasa en centros educativos de la provincia de Cuenca, ha señalado que “siempre puede surgir algún problema técnico a la hora de ajustar la instalación”, que además tiene un sistema de mantenimiento diferente, pero ha señalado que el edificio de GEACAM, tiene como fuente de calor la biomasa forestal donde su inauguración y funciona correctamente.