El consejero de , y Desarrollo Rural, , ha mostrado el compromiso del Gobierno regional con la investigación relacionada con la salud medioambiental en Castilla-La Mancha a través de la firma, por segundo año consecutivo, del convenio de colaboración con la Obra Social ‘La Caixa’. Con la renovación de este acuerdo el Gobierno regional financia proyectos de innovación relacionados con estudios de la calidad de las aguas de la región “fundamentalmente en el río Tajo y las Lagunas de Ruidera”, así como aquellos estudios que tienen que ver con “la fijación de carbono de la superficie forestal de Castilla-La Mancha y su contribución a la absorción de los gases de efecto invernadero”, dentro de la hoja de ruta marcada por el Ejecutivo del presidente Emiliano García-Page.

En este sentido, el consejero de Medio Ambiente ha destacado que “uno de los compromisos más importantes como sociedad es la lucha contra el cambio climático” y, por tanto, “reducir la reducción de CO2 a la atmósfera es uno de los objetivos en los que desde Castilla-La Mancha estamos ayudando a cumplir, compromisos de la Cumbre de París”. Con esta firma, la alianza entre ambas instituciones permitirá desarrollar proyectos centrados en la reducción de la contaminación, la mitigación de los efectos del cambio climático, la mejora de la calidad del agua, la eliminación de especies nocivas, entre otras. Para ello, se contará con la colaboración directa de universidades y centros de investigación referentes del país.

En el caso particular de las Lagunas de Ruidera, Martínez Arroyo ha aseverado que “nos va a servir para el desarrollo del proyecto para crear un consorcio entre todas las administraciones públicas que tienen competencias para gestionar de forma conjunta el Parque Natural”. Un espacio natural en que el la Junta tiene “grandes expectativas” también por la apertura del nuevo que ha anunciado el presidente en Ossa de Montiel en el antiguo albergue juvenil ‘Alonso Quijano’, según ha recordado el consejero.

Durante su intervención, la directora territorial de , , ha señalado que la Obra Social destinará 250.000 euros a lo largo de este año a las iniciativas de investigación que vinculen el medio ambiente con la salud y el bienestar de las personas.

Ocho nuevos proyectos en Castilla-La Mancha

Para la realización de las diversas iniciativas se priorizarán aquellos proyectos en los que participen entidades vinculadas a la investigación científica desde las universidades y los centros de investigación. La finalidad es concienciar a la sociedad de la importancia de la preservación de la naturaleza, así como de la relevancia de la investigación como motor de cambio hacia una sociedad más justa.

El consejero de Medio Ambiente ha detallado los ocho nuevos proyectos para el año 2017 en la región. Los primeros se van a desarrollar en humedales salinos, a través de la , de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda en la provincia de Cuenca. En esta materia, dentro de la lucha contra el cambio climático, se impulsará un estudio del efecto sobre el aumento de la fijación de carbono en sistemas forestales y su impacto en la absorción de CO2 “que coordinará la ”.

Además, la Consejería con la trabajará en la investigación sobre la calidad del agua en zonas de muestreo del Tajo y su incidencia en la salud humana. Dentro de esta preocupación por la salud, el Gobierno regional incidirá en la investigación y control de la contaminación por nitrato en las Lagunas de Ruidera, en un escenario de cambio climático que llevarán a cabo investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Por otro lado, en las provincias de Albacete y Ciudad Real se llevará a cabo el estudio sobre los vertidos que llegan a las lagunas e investigación en medidas correctoras para mejora de la calidad del agua y de la salud humana, en el que intervendrán investigadores del Real Jardín Botánico y Centro Superior de Investigaciones Científicas.

La Consejería trabajará también en la investigación para el control y eliminación de plagas nocivas para el ser humano basado en acciones de biocontrol, en concreto mediante la instalación de refugios artificiales de murciélagos para favorecer integración en el control de estas plagas en parcelas piloto ubicadas en las provincias de Ciudad Real y . Lo desarrollará SECEMU (Sociedad Española de Conservación de Murciélagos) y la Universidad de Alcalá de Henares.

Por último, pondrá en marcha análisis de especies exóticas invasoras con impacto negativo sobre la salud humana y el desarrollo socioeconómico, con la Universidad de Castilla-La Mancha, y una investigación sobre los efectos de plaguicidas en el ser humano y en el medio natural y socioeconómico de agroecosistemas, con el en Recursos Cinegéticos (IREC), multidisciplinar dependiente del , la Universidad de Castilla-La Mancha y el Gobierno regional.