El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha mostrado su firme oposición al mantenimiento del trasvase Tajo-Segura. Así lo ha afirmado en el transcurso de una visita al municipio de en la que ha mantenido un encuentro con el alcalde de esta localidad guadalajareña y vocal en la Comisión de Explotación del Trasvase, .

En referencia al Memorándum del Tajo, el consejero ha asegurado que es “un acuerdo injusto y perjudicial tanto para preservar el ecosistema del río como para el desarrollo de los municipios ribereños y de nuestra región”. Asimismo, ha subrayado que “la posición del es clara y exigimos un caudal ecológico para mantener vivo el Tajo”, tal y como fijó el Tribunal Supremo en su sentencia del pasado marzo.

En este sentido, en clara alusión a la presentación por parte del PP de una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso para vetar el acceso de los municipios ribereños a la mesa de gestión del trasvase, Escudero ha reclamado al PP de Castilla-La Mancha “unidad y compromiso” para defender el agua en la región; algo que solo se demuestra, a su juicio, “votando en contra de la postura de su partido” en el Congreso.

El consejero se ha referido también a la visita a los pantanos de cabecera del Tajo, el pasado 13 de agosto, del secretario de Estado de Medio Ambiente, , asegurando que “estamos satisfechos de que el en funciones comparta esta posición de sentido común porque es de justicia que los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía estén presentes en este órgano”. Y, ha valorado como “un avance su compromiso de revisar la normativa del trasvase” cumpliendo con las sentencias judiciales del Tribunal Supremo, que establecen “la obligación de dotar al Tajo de un caudal ecológico”.

Anteriormente, en la reunión que mantuvieron, a principios de agosto, el presidente de Castilla-La Mancha y la Ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, el trasvase del Tajo-Segura constituyó uno de los temas nucleares. Entre los acuerdos alcanzados destaca el pacto entre ambos gobiernos para incorporar a los municipios ribereños a la Comisión de Explotación del trasvase, una de las principales reivindicaciones de esta mancomunidad; así como la financiación para completar las infraestructuras de abastecimiento de esta comarca, que suponen una inversión de, al menos, 24 millones de euros por parte del Gobierno.

El Ejecutivo regional, ha proseguido, mantiene contundente su rechazo al trasvase Tajo-Segura, posición que se ha materializado en la presentación de 27 recursos judiciales por cada uno de los desvíos que el Gobierno de España ha autorizado hacia desde 2015.

Finalmente, Escudero ha remarcado que “la aprobación de un pacto regional del agua” que aúne a todos los agentes políticos, económicos y medioambientales de la región para marcar la senda hacia una nueva gestión en materia de agua es un objetivo “prioritario” del Gobierno de Castilla-La Mancha para esta legislatura.