El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha presentado este lunes en Guadalajara una nueva unidad móvil de calidad del aire, que pasa a integrarse a la Red de Vigilancia y Control de la Calidad del Aire de Castilla-La Mancha. “Con esta nueva unidad de medición de calidad del aire demostramos que la preservación del es una política prioritaria para el Gobierno regional en un contexto de lucha contra el cambio climático”, ha indicado.

Además, Escudero ha recalcado que este nuevo equipamiento, cuya inversión asciende a 200.000 euros, “va a permitir controlar de forma más exhaustiva la evolución de la calidad del aire en nuestra región, con información precisa que nos ayude a tomar las medidas necesarias para reducir las emisiones de CO2 sobre la atmósfera y aminorar así los efectos del calentamiento global”.

Durante el acto, que coincide con el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, Escudero ha estado acompañado del viceconsejero de Medio Ambiente, ; la directora general de Economía Circular, Marta Gomez; y el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, ; además del delegado de la Junta en Guadalajara, , y el alcalde de Guadalajara, , entre otras autoridades.

Esta nueva unidad introduce una serie de mejoras técnicas que amplían los parámetros de control sobre los gases emitidos al ozono. Montado sobre un furgón de 130 CV y ajustado a la normativa de escape de gases Euro VI, se compone de un analizador de partículas en suspensión PM2,5, un analizador de hidrocarburos BTX, otro que analiza el nivel de monóxido de carbono y un aparato destinado a captar el alto volumen secuencial para el muestreo de metales y su cabezal.

Además, en el techo de esta unidad móvil se instalan varios paneles fotovoltaicos que permiten la carga de las baterías adicionales de que dispone el vehículo y el funcionamiento de los equipos durante un tiempo aproximado de siete horas. Con este equipo se podrán realizar también campañas específicas en los lugares donde no existe una estación de medida fija, con la misma precisión de los resultados aportados desde las estaciones fijas.

Este nuevo dispositivo completa la primera unidad móvil operativa desde 2014. El Gobierno regional ha destinado alrededor de 400.000 euros en la renovación de equipamientos de control de la calidad del aire en los últimos dos años en toda la región. Destacan la instalación de un nuevo analizador de ozono en la estación de Guadalajara y otro de dióxido de azufre (SO2) en la de Azuqueca.

La Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire de Castilla-La Mancha, cuya mejora constituye uno de los objetivos de protección y calidad ambiental en la legislatura, cuenta con un centro de control y proceso de datos, así como de 12 estaciones de medida fijas propias distribuidas por las cinco provincias y de otra estación de medida móvil.