El Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje de Albacete, dependiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ha registrado entre el periodo 2009-2016, más de 1.244 casos de electrocuciones de animales en las líneas eléctricas, de los que 1.116 eran aves rapaces, siendo las especies más frecuentes afectadas; el ratonero común, el búho real, el cernícalo vulgar, el milano negro y el águila culebrera.

Estos datos sobre “afectación” de las líneas eléctricas en la fauna han sido ofrecidos por el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Manuel durante la clausura del curso “Alerta Tendidos”, realizado en el , e incluido en la programación que esta Consejería realizará a lo largo de 2017 con 147 acciones formativas (78 cursos de formación y 69 talleres de trabajo), en Albacete.

Miranda ha subrayado que “la conservación de las especies amenazadas son una prioridad del Gobierno regional”, poniendo como ejemplo el propio y de la Fauna Silvestre, dotado con personal veterinario y auxiliar, con el objetivo de poder devolver al medio natural, “animales rehabilitados y que sufrieron algún tipo de daño”.

Además, el representante de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha explicado a los alumnos que “cuando se produce una electrocución de fauna protegida, estamos obligados legalmente a iniciar el procedimiento de depuración de responsabilidades e incoar expediente sancionadores”.

Durante su intervención, ha resaltado que Castilla-La Mancha cuenta actualmente con 230 especies contempladas en el Plan de Conservación del Medio Natural, un documento que alerta sobre algunas especies en peligro de extinción, y “el interés prioritario por preservar el águila imperial o la cigüeña negra”, ha aseverado.

Además, ha recordado que en España existe un marco jurídico para la protección de aves ante los tendidos eléctricos, gracias al Real Decreto 1432/2008 con la obligatoriedad de establecer medidas de protección para la avifauna, determinadas por zonas de especial sensibilidad, zonas ZEPA, y diferentes ámbitos de aplicación de los planes de recuperación y conservación de las Comunidades Autónomas.

En este curso sobre tendidos eléctricos y su afectación en las aves, también se ha abordado el levantamiento de cadáveres y la cadena de custodia, las diferentes actuaciones periciales, un taller sobre identificación de restos óseos y plumas, aspectos jurídicos sobre la red eléctrica y la incidencia de las torretas en la avifauna, responsabilidad medioambiental, catálogo de especies protegidas, y sobre sanciones.

Entre los ponentes han asistido al curso, la directora de la Fundación “Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico, y Espacios Naturales”, Soledad Andrada; el abogado de WWF ADENA, Pablo Ayerza; el biólogo de la sección de Espacios Naturales de la provincia, , y el fiscal de Medio Ambiente de la provincia de , Jorge Moradel, además de técnicos y veterinarios de la Dirección provincial de Agricultura, y del Centro de Recuperación de la .