El Gobierno regional ha trasladado hoy que la nueva Ley de Caza de Castilla-La Mancha refleja que la responsabilidad de los daños producidos por especies cinegéticas en explotaciones agrarias es de los propios titulares “cinegéticos”, dentro de la delimitación de sus cotos, y en el caso de las zonas de seguridad de autopistas, autovías, líneas férreas o centrales hidráulicas, es de los titulares de estas infraestructuras estatales, asumiendo la indemnización.

Además, estos titulares de estas zonas de seguridad, serán los responsables de controlar las especies cinegéticas que provocan este tipo de daños en la agricultura, siendo precisamente estas áreas, donde se está produciendo la mayor parte del problema de proliferación y concentración de conejos.

Así lo ha subrayado el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Manuel durante su comparecencia para informar de las medidas adoptadas por el Ejecutivo castellano-manchego en las comarcas de emergencia cinegética, asegurando que el propio Gobierno regional está intentando “colaborar y trabajar en este sentido con la Subdelegación del Gobierno, con el Ministerio de Fomento, y con responsables de ADIF, sin que hayamos conseguido tener ninguna reunión al respecto”.

Sobre esta situación, Miranda ha querido reconocer públicamente el papel que están jugando las sociedades de cazadores de los diferentes municipios de Castilla-La Mancha, “combatiendo este problema”. “La caza deja de ser un divertimento para ser una obligación con el objetivo de que no se perjudique los intereses de los agricultores”, ha afirmado.

Medidas adoptadas en las delimitaciones de emergencia cinegética

El pasado 22 de febrero, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural procedió a declarar la comarca de emergencia cinegética en Castilla-La Mancha de 270 municipios, de los que 50 pertenecen a la provincia de Albacete, especialmente en la zona centro y norte de este territorio albacetense.

Con esta declaración, ha añadido el director provincial de Agricultura, “se flexibiliza mucho más las actuaciones cinegéticas”, autorizando la actividad cinegética con hurón y escopeta durante todos los meses del año, exceptuando abril y mayo; se amplía el plazo de la utilización del hurón en el periodo hábil de caza del conejo evitando “autorizaciones excepciones”, y se incorporan los terrenos no cinegéticos, -en el interior de zonas de seguridad-, como vías de uso público, domino público hidráulico, y vías férreas.

Además, el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Manuel Miranda ha anunciado la publicación de una Orden en las próximas semanas de regulación del Patrimonio Cinegético, y que permitirá financiar la adquisición de mallas conejeras y protectoras individuales de cultivos leñosos y cereal.

Por otro lado, ha avanzado la elaboración de cartografía regional de cotos colindantes con infraestructuras de comunicación, con la insistencia de sus daños a la agricultura al ser “zonas refugio”, instando a que se adopten medidas preventivas.

La Junta rechaza la declaración de plaga por los problemas que ocasionaría

El responsable de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, que ha ofrecido una rueda de prensa con el jefe de Servicio de en Albacete, ha rechazado las reivindicaciones exigidas por el grupo parlamentario Popular de proceder a la declaración de plaga de conejos, y ha apuntado que esta declaración “facultaría a la autoridad competente a declararla cuando se producen daños de especial intensidad, pero con medidas de obligado cumplimiento, ejecutadas por los interesado con el gasto a su cargo”.

Además, ha añadido que esta declaración de plaga “podría provocar problemas de salud pública y seguridad alimentaria al amparar la utilización de elementos químicos”, algo que ha aseverado el director provincial “está totalmente descartado”.

Por último, Miranda ha rechazado que se derogue el Plan General de Conejo de Monte, “una plan que no incide en que haya más daños, y diferencia zonas donde existe población desequilibrada donde no hay población de esta especie en cuestión”.