El Gobierno regional ha destacado hoy que la organización y el desarrollo de simulacros de situaciones de emergencia permite poner en práctica las actuaciones que se llevarían a cabo ante un suceso real de estas características, al objeto de valorar su eficacia y efectividad para ofrecer una respuesta más ágil y eficaz a la ciudadanía.

El director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a los medios de comunicación durante el simulacro de inundación que hoy se ha realizado en (Ciudad Real), organizado por la Dirección General de Protección Ciudadana, en colaboración con , y al que también ha asistido el director provincial de Hacienda y Administraciones Públicas en Ciudad Real, , y el alcalde de la localidad, .

Tal como ha explicado Puig, se trata de “poner en marcha los mecanismos de colaboración y coordinación” en la activación de los planes que serían necesarios en una situación de producirse un escenario de inundaciones con el fin de “mejorar y poner en practica la coordinación y colaboración que tiene que haber entre todas las administraciones, a la vez que se ponen en práctica los protocolos, procedimientos y capacidades de actuación de los distintos recursos que suelen intervenir en distintas situaciones de emergencia que se pueden producir”.

El director general de Protección Ciudadana ha aclarado que durante el ejercicio se ha simulado que, como consecuencia de un periodo prolongado de lluvias intensas, que afectarían, de manera especial, a la comarca de Valdepeñas, se producirían incrementos notables de los caudales de arroyos y cauces y se sobrepasaría la capacidad máxima de la presa de La Cabezuela, lo que afectaría al cauce de la Veguilla y a la zona urbanizada del municipio de Valdepeñas, próxima al canal.

Para dar respuesta a esta figurada emergencia, en el simulacro se ha supuesto que esa situación obligaría a la activación del Plan Territorial de Emergencia Municipal de Valdepeñas y que el Plan de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones de Castilla-La Mancha (PRICAM), debería pasar de la fase de alerta al nivel 1 de emergencia.

Así, se ha practicado la constitución de los distintos órganos de coordinación operativos, de manera similar a como se haría en caso de una situación real, para poner en práctica la integración de las actuaciones territoriales de ámbito inferior en las de ámbito superior. El objetivo, ha resaltado Puig, es garantizar la dirección única por parte de la autoridad competente y la coordinación de las distintas administraciones y entidades implicadas en la emergencia.

Además, se han movilizado los recursos que serían necesarios para ofrecer una respuesta a la ciudadanía ante esta situación de emergencia, velando por su protección y la del entorno, así como garantizando los suministros básicos y el mínimo funcionamiento de los servicios esenciales.

El director general de Protección Ciudadana ha subrayado que el simulacro también ha servido para que los componentes de los distintos grupos de acción puedan poner en práctica las actuaciones que se deben llevar a cabo en caso de una situación real y, por ello, se han realizado intervenciones de búsqueda de víctimas, rescates acuáticos y terrestres, evacuaciones, achiques y contención de agua, montaje de un albergue de víctimas y personas damnificadas, asistencia sanitaria y apoyo psicosocial.

El simulacro se ha desarrollado en nueve escenarios diferentes durante tres horas

El simulacro, que ha tenido una duración aproximada de tres horas, se ha desarrollado en nueve escenarios diferentes de Valdepeñas, aunque intentando en todo momento no interferir en el normal funcionamiento de la localidad.

El vehículo de coordinación de la Dirección General de Protección Ciudadana, que ha actuado como Puesto de (PMA), se ha instalado dentro de la supuesta zona de alerta, concretamente, en la explanada del aparcamiento junto al Auditorio .

Desde el PMA, el Director (DTO), que ha sido el jefe de de la provincia de Ciudad Real, ha convocado a través del (SACUE) 1-1-2 de Castilla-La Mancha, a todos los responsables de los distintos grupos de acción para la coordinación de la situación de emergencia, que son los grupos de orden, intervención, sanitario, apoyo logístico, apoyo técnico, así como los representantes de la y de la compañía eléctrica .

En ese mismo lugar, se ha instalado el por parte de las agrupaciones de voluntarios de Protección Civil que han intervenido en el simulacro y que son las ciudadrealeñas de Valdepeñas, Alcázar de , Manzanares, , Villanueva de los Infantes y Socuéllamos.

También en las inmediaciones del PMA se ha instalado, por parte de , un albergue provisional de damnificados, con capacidad para ofrecer atención básica, apoyo sanitario y psicosocial, al que se han evacuado, desde distintos escenarios, a las personas que han colaborado como supuestas afectadas por el simulacro.

Todo este dispositivo ha contado con la participación de unas 150 personas, entre efectivos del Servicio de Bomberos de Emergencia de Ciudad Real; ; Guardia Civil; ; Sescam; voluntarios de seis agrupaciones de Protección Civil ciudadrealeñas; Cruz Roja; agentes medioambientales; representantes de Hidrográfica del Guadiana, de Unión Fenosa, de los Servicios Provinciales de Ciudad Real de Industria y Energía; , y Desarrollo Rural y de Protección Ciudadana, así como del Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 de Castilla-La Mancha.