La consejera de Fomento, , ha dado a conocer que el Gobierno regional ha solicitado una reunión al “con la intención de buscar soluciones con una doble vertiente: garantizar un servicio que es necesario para los usuarios de Castilla-La Mancha y, también, para buscar una salida a los trabajadores que se ven en una situación preocupante”.

Así lo ha explicado antes de iniciarse la reunión con Comisiones Obreras en la propia Consejería para abordar la problemática de las líneas VAC-114 y VAC-212, que viene prestando la empresa Monbús, y que el Ministerio ha anunciado que podrían dejar de prestarse a partir del 24 de noviembre. En la reunión han estado presentes el director general de Carreteras y Transportes, ; y la secretaria general y Acción Sindical de CLM, ; y la secretaria general de CCOO Albacete, .

En estos términos, García Élez ha recordado que “al igual que los trabajadores, pero nosotros como Administración, a día de hoy todavía no nos ha llegado carta oficial del Ministerio”, comunicación con la que se tenía constancia, a través de la prensa, de que el Gobierno central señalaba que a partir del día 24 de este mes no se garantizaba la prestación de los servicios.

Igualmente, la consejera de Fomento ha informado que la semana pasada fue cuando se solicitó la reunión formal con el Ministerio, después de que, “de forma unilateral, hace un mes, se empezaron a romper las buenas relaciones con la Consejería de Fomento y, por tanto, tomamos la decisión de mandar una carta”. viene motivada porque “no podemos estar pendientes de si el día 24 se va a suprimir o no ese servicio interregional de autobuses, por lo que queremos saber qué va a pasar con ese mantenimiento del servicio y con los trabajadores de Monbús, quienes nos consta por CCOO que tampoco tienen esa comunicación oficial”.

La titular de Fomento del ha expresado que “si aplicamos el sentido común, no entraría nada de lo que ha sucedido en los últimos meses”, insistiendo en que “si se va a suspender un servicio tiene que haber, lo primero una comunicación y, si quieren que la Junta se haga cargo de algún servicio, lo que se tiene que hacer es sentarse en una mesa y hablar”.

En este sentido, Agustina García Élez ha reiterado que, sobre la carta del 1 de marzo de 2016 que envió el Gobierno regional al Ministerio, “se habla de una segregación de tráfico, siempre de cara a una nueva licitación, y es en lo que veníamos trabajando con el propio Ministerio”. Así, ha dicho no entender el motivo por el cual se ha roto esta línea y se opta por dejar de prestar un servicio para el que ni siquiera se ha iniciado ese expediente de segregación. A colación de este detalle, la consejera se ha referido a la petición oficial de la Comunidad para la segregación y que “no se ha respondido”.

Por todo esto, la consejera de Fomento se ha referido a que “por parte del Ministerio necesitamos que se tomen decisiones y de una gestión eficiente y que solucione los problemas”; porque, ha recordado que “es el Ministerio quien tiene la competencia y es quien tiene que decir algo, es quien nos tiene que recibir y dar una explicación de qué quiere y qué piensa hacer; a partir de ahí, podremos tomar decisiones”.

La consejera ha hablado de buscar soluciones una vez que se conozca qué es lo que se pretende es dejar de prestar el servicio en todas las líneas, se van a suprimir algunos trayectos o no se va a comunicar con la Comunidad Valenciana. A partir de ese momento, “cuando sepamos qué es lo que se va a dejar de prestar, podremos hacer la reestructuración; ahora no podemos porque no tenemos la competencia de esas líneas interregionales”.

A menos de una semana para que se puedan suprimir servicios en estas dos VAC, García Élez ha lamentado la “clara muestra de la falta de gestión y de delicadeza” por parte del Ministerio, refiriéndose a la incertidumbre de usuarios y trabajadores cuando se habla de dejar de prestar un servicio, luego se mantiene sin fecha límite. “La Consejería pidió concreción en esos momentos y tampoco se nos ha contestado”, ha apostillado.

Para finalizar, la consejera de Fomento ha dicho que “para sentarse hace falta la voluntad de dos, y la del Gobierno regional ya está”.

Buscar reajustes para no perjudicar a usuarios o ayuntamientos en la línea Toledo-Talavera

Respecto a la línea de autobuses entre Talavera y Toledo que está prestando la empresa Toletum, y con quien también se ha reunido hoy el director general, la consejera ha expuesto que “la línea es deficitaria y ha estado ajustando con la empresa los horarios con los que menos se perjudique a los usuarios y los pueblos basándonos en criterios como el número de usuarios que lo utilizan en cada frecuencia, en cada servicio y, sobre todo, para que los trayectos no impliquen ningún problema añadido”, ha subrayado García Élez.

Con este ajuste, ha detallado la consejera, se mantienen nueve expediciones en cada sentido, “y nos trasladan que los usuarios se están adaptando bien, más allá de casos puntuales que hay que ir analizando igual que hoy hemos hecho”. Así, ha hablado de la parada de Santa Olalla que no coincidía con el trasbordo, y que hay que ver cómo adaptar, o de los ayuntamientos de Alcabón y La de Montalbán, con los que habrá que reajustar líneas para “entre todos, buscar un equilibrio para encontrar soluciones”, ha resumido.

Como en el caso de Monbús, la consejera de Fomento ha apelado a “aplicar el sentido común para conseguir que la empresa pueda seguir prestando un servicio y para que los trabajadores no tengan los problemas de ocasiones anteriores; al final, garantizar un equilibrio entre todos y que no perjudique a ningún usuario ni ayuntamiento”.