El seguirá apostando por los profesionales como uno de los pilares de la política sanitaria y principal activo a la hora de prestar una atención sanitaria de calidad, y trabajando para hacer del un polo de atracción, generación y retención de talento. Para ello, mantendrá las tres líneas de actuación que viene desarrollando desde el inicio de la legislatura en materia de recursos humanos y que se concretan en la recuperación, crecimiento y consolidación.

Así lo ha indicado el consejero de Sanidad, , en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos para informar sobre la ejecución del presupuesto de 2017 del Servicio de (SESCAM) y avanzar las líneas de actuación para el próximo ejercicio.

En este sentido, ha indicado que a lo largo del próximo año se seguirá creando empleo en el sistema sanitario público regional, con nuevos incrementos de profesionales, por ejemplo, en Atención Primaria, nuevos equipos de Cuidados Paliativos -equipo domiciliario en y mixto en Hellín—, además de más profesionales en las áreas de radiodiagnóstico para seguir fomentando el funcionamiento ininterrumpido de los equipos de diagnóstico por imagen.

Fernández Sanz ha recordado que el Gobierno de ha revertido la situación que se vivió entre los años 2012 y 2014 —en los que se llegaron a destruir en torno a 1.500 plazas y a despedir otros tantos eventuales—, con un incremento de más de 1.000 plazas desde el inicio de la legislatura, lo que va a permitir que 2017 se cierre siendo el tercer año de la serie histórica con mayor número de profesionales.

Por otra parte, ha señalado que el Gobierno regional mantiene su objetivo de alcanzar una temporalidad en el sistema sanitario público regional que ronde el siete por ciento en contraposición con la tasa del 25 por ciento que había en el año 2015. Para ello, a las Ofertas de Empleo Público de 2016 y 2017 seguirán nuevas convocatorias de tal manera que al final de la legislatura se habrán ofertado unas 4.800 plazas, el mayor número en una misma legislatura en toda la historia del SESCAM.

Concurso de traslados y recuperación retributiva

El consejero ha adelantado también que a lo largo de este mes de noviembre se iniciarán las negociaciones con los sindicatos para determinar tanto las plazas como la convocatoria del concurso de traslados, otro de los aspectos importantes dentro del ámbito de la consolidación del empleo. Así, ha indicado que la intención del SESCAM es sacar un concurso de traslados con el mayor número de vacantes posibles y con resultas, y tanto en Atención Primaria como en Hospitalaria, muy al contrario de lo que ocurrió en la anterior legislatura.

Por otra parte, ha informado que el SESCAM seguirá avanzando en la homologación con el resto de servicios regionales de salud, con la creación de nuevas categorías profesionales, estando prevista la negociación de las de riesgos laborales, técnicos de farmacia y documentación sanitaria. Igualmente, el Gobierno de Castilla-La Mancha mantendrá su apuesta por el incremento de plazas de formación sanitaria especializada con el fin de acabar con la tendencia registrada en la pasada legislatura en la que se llegaron a reducir casi a la mitad.

Otra de las medidas que se completará el próximo año será la recuperación retributiva del cien por cien de los empleados públicos, lo que permitirá que Castila-La Mancha vuelva a ser la segunda Comunidad Autónoma con el valor de la hora de guardia más elevado. “Volveremos a situarnos a la vanguardia de las condiciones laborales para competir de tú a tú con el resto de regiones”, ha dicho Fernández Sanz.

Desburocratización y mayor capacidad resolutiva de la Atención Primaria

El consejero de Sanidad ha indicado igualmente que los Presupuestos de Castilla-La Mancha para el año 2018 reforzarán la apuesta del Gobierno regional por la Atención Primaria, destinando el 20 por ciento del total del presupuesto sanitario a este nivel asistencial “porque queremos seguir consolidando el nuevo modelo asistencial centrado en el ciudadano, el fomento de la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad”.

Fernández Sanz ha remarcado que se seguirá incidiendo en el incremento de la resolutividad de los profesionales de Atención Primaria y en la desburocratización. Así, ha señalado que a proyectos como la receta interoperable, puesta en marcha este año, se unirá el “e-visado”, que permitirá seguir reduciendo el número de visita de los pacientes con fines administrativos a las consultas de Medicina de Familia.

Asimismo, se dará un nuevo impulso a la teledermatología -ya en fase de expansión a la totalidad de la región—con su implantación en el cien por cien de los Equipos de Atención Primaria. Además, con el fin de mejorar la accesibilidad de los ciudadanos a los servicios sanitarios y potenciar la administración electrónica, a lo largo de 2018 se extenderá a todos los centros hospitalarios el nuevo servicio de cita web para consultas externas.

También se seguirán desarrollando estrategias encaminadas a disminuir la variabilidad innecesaria en la práctica asistencial, eliminar actividades repetitivas que no aportan valor al proceso y que garanticen la continuidad asistencial de los pacientes, independientemente del dispositivo sanitario en el que sean atendidos. A este respecto, se harán extensivas a todo el SESCAM las Unidades de Continuidad Asistencial entre Atención Primaria y Hospitalaria, que ya están en marcha en algunas áreas.

Transformación sostenible del modelo asistencial

El consejero ha reiterado también la intención del Gobierno regional de promover una transformación sostenible del actual modelo asistencial para dar una mejor respuesta a las necesidades que la propia evolución de la sociedad castellano-manchega está exigiendo al sistema sanitario, y hacerlo desde el diálogo con los profesionales a través de sus representantes.

“Pretendemos adaptar el sistema a los retos sociales y sanitarios relacionados con el envejecimiento de nuestra población y las enfermedades crónicas, y así dar respuesta a las necesidades de nuestros pacientes y ciudadanos en un futuro muy próximo”, ha explicado Fernández Sanz, quien ha apuntado a la necesaria implicación de los profesionales en esta transformación “para estar a la vanguardia del conocimiento clínico en las distintas áreas y especialidades y crecer juntos hacia un espacio sanitario más responsable, más innovador, más humano y sostenible”.