, 6 de marzo de 2019.- El seguirá trabajando para adelantar la convocatoria de IRPF de 2019 tras la aprobación en el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia del acuerdo para la concesión de subvenciones a los programas de interés general con cargo a la asignación tributaria del 0,7 por ciento del impuesto sobre la renta de las personas físicas para el año 2019.

Así lo ha afirmado la Consejera de Bienestar Social, , tras la reunión que ha tenido lugar este miércoles en el , , en la que se ha acordado garantizar la financiación del IRPF consolidada en 2018 y estudiar un incremento similar a la convocatoria anterior, que se distribuirá entre las comunidades autónomas que menos reciben, sin que baje el presupuesto del resto. Precisamente, Castilla-La Mancha será una de las regiones que se beneficiarán del incremento presupuestario previsto para una distribución “justa y equilibrada” entre comunidades autónomas.

Sánchez ha destacado que la distribución de créditos para IRPF es “fundamental para las comunidades autónomas” y que desde Castilla-La Mancha “queremos que se garantice y se amplíe la distribución de créditos correspondientes al IRPF que van destinados a proyectos sociales de nuestra región”, ya que dentro del mapa nacional, ha señalado, “nuestra región es una de las perjudicadas con relación a la distribución de créditos”, tal y como fue transferido por el en el año 2016.

La consejera ha explicado a preguntas de los medios que garantizar esa distribución de créditos del IRPF permitiría “dar tranquilidad” al Tercer Sector Social de Castilla-La Mancha y “para nosotros es clave” que las entidades tengan la garantía de que el Gobierno de Castilla-La Mancha “va a adelantar lo antes posible” la convocatoria de IRPF en la región.

La titular de Bienestar Social también se ha referido la ‘Estrategia Nacional de Prevención y Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social 2019-2023’ poniendo de manifiesto que en las comunidades autónomas hay gente que lo está pasando mal y que “desde los gobiernos tenemos que trabajar para acortar esa brecha de exclusión social y de pobreza social” para que deje de ser un problema, en todas las regiones y en especial en Castilla La Mancha.

A preguntas de los periodistas de si en la región existe alguna medida similar, la consejera ha señalado que “Castilla-La Mancha puede ser un ejemplo” refiriéndose a la ‘Estrategia de Lucha contra la Pobreza y Exclusión Social’ cuyos indicadores están dando resultados en estos dos años, consiguiendo disminuir significativamente la pobreza, sobre todo “las situaciones más alarmantes”, como son la pobreza severa y la pobreza infantil.