La Consejería de Bienestar Social trabajará “por un modelo de bienestar integrador, coordinado e inclusivo, donde lo importante serán las personas, los profesionales, los usuarios y las familias.” La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha explicado, que es momento de consolidar lo ya creado, pero también de trabajar por una administración más cercana, más transparente y más sencilla para prestar el mejor .

Así lo ha afirmado, durante la presentación de la nueva estructura de la Consejería de Bienestar Social, para esta segunda legislatura del Gobierno de .

La Consejería de Bienestar Social seguirá contando al frente de la con . La estructura cuenta con cinco novedades, de las cuales, la creación de dos viceconsejerías que coordinarán las políticas de las cuatro direcciones generales, y la creación de la Dirección General de Discapacidad, se producen por primera vez en el Ejecutivo de Castilla-La Mancha.

La Viceconsejería de Promoción a la Autonomía y Atención a la Dependencia, que dirigirá , impulsará los Servicios de proximidad y generará recursos sociales muy necesarios en las zonas rurales de la región. , coordinará las políticas de la Dirección General de Discapacidad, que tendrá al frente a . Una dirección de nueva creación y como muestra del impulso y el compromiso del Presidente, Emiliano Garcia-Page, con las personas con discapacidad, sus familias y el tejido asociativo. Tiene entre sus retos más importantes el desarrollo de la Ley de Protección y Apoyo Garantizado y, las Leyes sobre Accesibilidad y Atención Temprana Universal. Por otro lado, , también coordinará las políticas de la Dirección General de Mayores, dirigida por , y que tiene como reto dar respuesta al envejecimiento activo de la población y al mantenimiento de su calidad de vida.

Por otra parte, al frente de la Viceconsejería de Servicios y Prestaciones Sociales, estará , que asumirá las competencias del Plan de Garantías Ciudadanas y las prestaciones económicas para situaciones de dificultad y pobreza. Esta Viceconsejería coordinará las políticas de la Dirección General de Infancia y Familia, de la que es responsable , y también de la Dirección General de Acción Social y Cooperación, que dirige y que constituye el eje central de las políticas del Bienestar.

La responsable de las políticas de Bienestar Social en Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez, ha planteado un proyecto de bienestar concreto y coordinado para los próximos cuatro años que girará en torno a tres pilares: la mejora de las condiciones de vida de las personas de la región, con unos servicios sociales cercanos y atentos a las necesidades de la ciudadanía; el cuidado de las personas, especialmente en situación de dependencia, como garantía de derechos, desarrollo económico y motor de riqueza en las zonas rurales de Castilla-La Mancha y la creación de un Sistema de único y centralizado, que incluya todas las tecnologías de la información y la comunicación.