El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, , ha mantenido una reunión con el para informarles sobre la reciente aprobación por parte del del Reglamento de Disciplina Urbanística y el Reglamento de la Actividad de Ejecución del TRLOTAU que completan el Código Urbanístico de Castilla-La Mancha.

Este Código, ha asegurado Sánchez Pingarrón, sitúa a Castilla-La Mancha “a la cabeza en materia urbanística con respecto al resto de comunidades autónomas”.

En este sentido, esta normativa abre nuevas vías de colaboración con el Colegio de Arquitectos y con los Colegios Profesionales, a través de la posibilidad, regulada en el Reglamento, de firma de acuerdos con las distintas administraciones públicas con competencias en materia de urbanismo (especialmente los ayuntamientos) en donde se regule la emisión por aquellos de informes que sean de utilidad a la hora de otorgar las correspondientes licencias urbanísticas.

Además, ha subrayado, “se fomenta la rehabilitación y se conjuga con los criterios de sostenibilidad urbana que se hicieron patentes en la Declaración de Toledo y que fundamentalmente se referían a la intervención en la ciudad existente en lugar de en el desarrollo de nuevas actuaciones urbanizadoras”.

El Código Urbanístico de Castilla-La Mancha dota a la ejecución urbanística de una mayor participación y transparencia a favor de los ciudadanos, en línea con otras acciones emprendidas por el , como es el Decreto de Transparencia Urbanística, a través del cual a los ciudadanos se les garantiza la participación y el conocimiento del desarrollo de cada uno de los procesos administrativos.

A esta presentación han acudido un gran número de arquitectos colegiados y ha sido muy bien recibida por el Colegio, hasta el punto de que se celebrarán unas Jornadas específicas en el mes de junio sobre la aplicación de los reglamentos urbanísticos aprobados.