Así lo ha explicado el director general de Salud Pública y Consumo del , , que ha señalado que la campaña 2017-2018 contra la gripe ha sido en la región “más extensa”, en cuanto a tiempo de duración, que intensa con respecto a la campaña anterior.

En rueda de prensa, y junto al director general de Atención Sanitaria del (Sescam), , Tordera ha indicado que en esta campaña se han vacunado unas 46.000 personas, frente a las 50.000 de la pasada.

En cuanto al número de vacunaciones, se han puesto un total de 299.991 en toda la región, destacando las 206.935 vacunas a mayores de 65 años; 83.622 en la franja de edad comprendida entre los 15 y los 64 años y las 9.394 vacunas a menores de 14 años. La inversión del Gobierno de Castilla-La Mancha ha sido de cerca de un millón de euros para la compra de estas vacunas.

El director general ha destacado que de los 366.257 mayores de 65 años que tenían que ponerse la vacuna, lo han hecho 206.935 personas y 159.322 no lo han hecho, ya que algunos “rechazan” hacerlo.

Tordera ha señalado que la temporada anterior fue más intensa que la de este año, que ha sido más extensa en el tiempo, con una duración de “casi 13 semanas”. “Castilla-La Mancha se ha comportado como el resto del reino de España”, ha dicho.

TASA DE INCIDENCIA

En cuanto a la tasa de incidencia de la gripe, en la franja de 0 a 4 años ha afectado a 3.069 personas; en la de 5 a 14 años a 2.796 personas; en la de 15 a 64 años a 2.255 personas y en el bloque de mayores de 65 años ha afectado a 1.191 personas.

Sobre los virus que han circulado por la región este año, han sido tres, dos del grupo A y uno del grupo . Además de un grupo “pequeñito”, que ha afectado en dos casos, de tipo C.

De su lado, el director general de Atención Sanitaria del Sescam, José Antonio Ballesteros, ha señalado que se ha creado un sistema de información interno que permite saber “en tiempo real” como están los servicios de urgencias y por ello, permite tomar decisiones y adelantarse en el tiempo.

90 MÁS QUE EN LA CAMPAÑA ANTERIOR

Ballesteros ha aseverado que en la campaña 2017-2018 se han utilizado 90 camas más que en la campaña anterior, además de dedicarse cerca de 400 profesionales más de todas las categorías asistenciales en 182 puntos de atención continuada atendiendo a unos 300.000 casos de gripe.

“Los servicios de urgencias han terminado sin saturación”, ha destacado, a lo que ha añadido que el proceso de altar o ingresar a los pacientes ha sido un “67 por ciento más rápido que hace dos años”, por ello, se ha reducido el tiempo de espera en Urgencias “unas 3,5 horas”.

Además, se ha puesto el foco en aumentar la vacunación de personal sanitario, que es “un grupo de riesgo”, con un resultado en Atención Primaria de un “71 por ciento de los profesionales”.