El vicepresidente de Castilla-La Mancha, , el alcalde de Cuenca, , y el presidente de la Diputación, Álvaro Martínez Chana, han ofrecido este jueves un desayuno informativo en el que han coincidido en resaltar el clima de “lealtad institucional” que se vive desde que arrancó la legislatura, la cual ha redundado, en su opinión, en el desbloqueo de varios proyectos y el avance de iniciativas en beneficio de la provincia.

Martínez Guijarro ha opinado que es “de lo más destacable” de los seis meses de legislatura y favorecido por el hecho de que todas ellas estén gobernadas por el PSOE. Cuando no era así, ha recordado, “se ponían trabas y los proyectos no podían avanzar”, pero ahora se ha conseguido “una normalidad que hay que destacar”.

Esta opinión ha sido compartida por los dirigentes de las otras dos instituciones, que han coincidido con el ‘número dos’ del Gobierno regional en este extremo.

DEBERES PARA EL

Ahora que ha sido nombrado presidente del Gobierno y deja de estar en funciones, Martínez Guijarro espera sumar al Ejecutivo estatal como la cuarta administración trabajando para desarrollar proyectos en la provincia.

Como asuntos “urgentes” a tratar con el Gobierno nacional, Martínez Guijarro ha citado la política hidráulica, para lo que ve necesario trabajar en la elaboración de nuevos planteamientos de los planes de cuenca que afectan a la provincia.

En cuanto a infraestructuras, ha urgido a retomar la A-40 para conectar Cuenca con , reparando igualmente en la necesidad de avanzar en la conexión con Albacete y acometer la autovía de La Alcarria desde Tarancón.

El fomento de energías renovables y “todo lo relacionado con la economía circular” es otra de las “grandes posibilidades” que hay que discutir con el Gobierno nacional; a lo que Martínez Guijarro ha sumado extremos como la financiación autonómica, la nueva comisaría o el traslado del archivo histórico para poder utilizar ese edificio como sede de la exposición de .