En una entrevista con Europa Press, el también portavoz del ha valorado las distintas hojas de ruta que, en su opinión, se abren dentro de la dirección del PP castellano-manchego, apuntando que si gana Pablo Casado lo hará “evidentemente” con el apoyo de los compromisarios “bajo control” que le brinda Cospedal.

En este caso, dado que “casi con toda probabilidad no quiere seguir ni en Castilla-La Mancha ni en política”, se abriría el proceso de sucesión de la actual presidenta ‘popular’ en la región, sucesión en la que se abren dos caminos: por un lado, una “solución transitoria” con un “jefe provisional” que afronte la próxima cita con las urnas de 2019 antes de ser relevado o articular un liderazgo encabezado por un nuevo cabeza de cartel que diseñe un proyecto “a medio plazo”.

Esta segunda casuística pasaría, en opinión de Hernando, por una figura como la del alcalde de y diputado regional por , . “Principalmente me suena él debido a la reacción tan sonora que ha tenido , enemigo declarado de Velázquez, en apoyo de Sáenz de Santamaría”, ha argumentado.

SI GANA SORAYA, “HOLOCAUSTO NUCLEAR”

Sin embargo, si gana Sáenz de Santamaría, la previsión de Nacho Hernando es que, “en términos políticos, haya un holocausto nuclear en la estructura del PP”.

En ese caso, sugiere que quizá Sáenz de Santamaría “le haga la jugarreta a Cospedal y la obligue a ser candidata en las elecciones autonómicas”. “Aunque no veo yo a Cospedal haciendo reverencias a Soraya”.

Con Cospedal fuera de la carrera electoral, otra opción sería “colocar a un Suárez Illana 2.0”. En todo caso, el PP se enfrenta a “una hecatombe muy gorda”.

“Por puro interés egoísta, y por lo tanto no válido, nosotros seguimos esperando que Cospedal cumpla su palabra y dé la cara en Castilla-La Mancha. Tendría que asumir esa responsabilidad porque es la líder del PP en Castilla-La Mancha”, ha enfatizado.