El , centro dependiente del (SESCAM), ha puesto en marcha recientemente una que intentará mejorar la calidad de la asistencia hospitalaria y reducir el porcentaje de desnutrición de los pacientes.

La nueva Unidad es multidisciplinar, intervienen profesionales de distintas especialidades, y nace con el objetivo de mejorar o conservar un adecuado estado de nutrición del paciente, además de velar porque después del alta hospitalaria estas personas continúen con un buen estado nutricional.

Tal y como ha subrayado la doctora , médico especialista en Endocrinología de la Gerencia de , las principales funciones de la son “valorar el estado nutricional de los pacientes” y “decidir de manera conjunta con cada uno de ellos la mejor intervención nutricional”.

Cuando el paciente no pueda ingerir alimentos por vía oral o la ingesta sea insuficiente, se valorará otras opciones como la administración artificial de nutrición, ya sea intravenosa o por sonda.

Además, se hace un seguimiento diario de cada una de las intervenciones realizadas, con ajuste de fórmulas de nutrición, así como petición de analíticas u otras pruebas en caso de ser necesarias.

Las diferentes complicaciones que pueden aparecer cuando la administración de nutrientes se realiza por vía artificial serán también tratadas por los especialistas de la . En este caso, cobra gran importancia que exista una correcta adecuación con el tratamiento farmacológico.

La doctora Quílez ha recordado que, según estudios publicados en nuestro país, la prevalencia de desnutrición hospitalaria está presente en casi el 25 por ciento de los pacientes ingresados.

“La consecuencia de esa elevada tasa se traduce en un aumento de complicaciones intrahospitalarias como pueden ser el aumento de infecciones, retardo de consolidación de fracturas, retardo de la cicatrización de las heridas, aumento de las úlceras decúbito y atrofia muscular, por poner algunos ejemplos”, ha explicado la especialista en Endocrinología y Nutrición.

Por tanto, la desnutrición asociada a la enfermedad puede tener consecuencias importantes para la salud como son el incremento de las probabilidades de mortalidad, complicaciones en el estado clínico y prolongación de la estancia hospitalaria. A través de una mejor alimentación y de terapias nutricionales, el Hospital General de Villarrobledo pretende mitigar estos problemas.

El nuevo equipo de trabajo está integrado por médicos especialistas en Endocrinología y Nutrición, farmacéuticos especialistas en Farmacia Hospitalaria, dietistas y personal de enfermería. Además cuenta con el apoyo de otros profesionales como logopedas, psicólogos, técnicos auxiliares de cuidados de enfermería y personal de cocina. Todos ellos trabajan interrelacionados para lograr su principal objetivo: una mejor nutrición del paciente.

“La Unidad se ha puesto en marcha hace unas semanas y todos los componentes hemos puesto mucha ilusión en el proyecto. Estamos seguros de que la nueva Unidad de Nutrición nos va a ayudar a conseguir unos buenos resultados asistenciales”, augura la doctora Rosa Quílez.

Las principales integrantes de este equipo de trabajo son las endocrinas Rosa Quílez y , las farmacéuticas y y , la dietista Mar Navarro, y las enfermeras y Ana Isabel Fernández.