El Servicio de Cirugía del Hospital Nuestra Señora del Prado, de Talavera de la Reina (Toledo), dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, ha llevado a cabo recientemente una jornada formativa en la que se ha abordado una nueva técnica para el tratamiento de la enfermedad hemorroidal y en la que han participado facultativos especialistas, personal enfermero y auxiliares de enfermería de este servicio.

Dirigida por el cirujano italiano, Concetto Salafia, especialista en cirugía de colon y recto, esta nueva técnica, denominada desarterialización hemorroidal transanal (THD), se realiza con anestesia locorregional y no necesita extirpación del tejido hemorroidal. De esta forma, el paciente, además de no precisar ingreso hospitalario, presenta menos dolor post-operatorio y puede hacer vida normal en 24 ó 48 horas.

Para llevar a cabo este procedimiento se utiliza un instrumental diseñado ex profeso dotado con un transductor Doppler que permite localizar hasta seis ramas terminales de la arteria hemorroidal superior. Con este mismo instrumento se realiza su ligadura, reduciendo así el flujo arterial a las hemorroides. Una ventaja añadida a este procedimiento es que si, excepcionalmente, la desarterialización quedara incompleta, la intervención se podría repetir de nuevo.

Resultados equiparables a la técnica tradicional

Los resultados para esta nueva técnica son equiparables a los obtenidos con la cirugía tradicional con la ventaja, en este caso, de que evita heridas en la región anal, la causa más frecuente de dolor en el postoperatorio inmediato, así como la secreción y el sangrado de dichas heridas.

La enfermedad hemorroidal es una patología muy frecuente que se produce por la dilatación de las venas de los tejidos de la mucosa del recto o del ano, pudiendo afectar a su parte superior (hemorroides internas) o inferior (hemorroides externas).

Existen algunas causas que predisponen a padecer hemorroides, como pueden ser factores hereditarios, estreñimiento, diarrea, sedentarismo, obesidad, embarazo, dietas inapropiadas y algunas enfermedades asociadas.

Un 3,3 por ciento de las primeras consultas del Servicio de Cirugía General que se llevan a cabo cada año en el Hospital de Talavera son por esta patología. El pasado año, hubo que intervenir quirúrgicamente en un total de 58 casos que, en su mayoría, no necesitaron ingreso hospitalario.