El secretario de Estado de Medio Ambiente, , ha respaldado los trasvases de agua entre comunidades autónomas, alegando que las infraestructuras hidráulicas formarán parte de los sistemas de gestión del Gobierno y de cualquier administración siempre y cuando éstas sean “útiles y viables”. “No sería razonable desperdiciar la capacidad de gestión con infraestructuras que están ya construidas y prestan un servicio”, ha defendido.

Así lo ha puesto de manifiesto en un desayuno informativo celebrado este miércoles 23 de enero en organizado por Executive Forum, en el que ha sido preguntado por el tema del trasvase Tajo-Segura.

A pesar de defender las actuales infraestructuras de agua en España, Morán sostiene que “muchas de ellas no van a ser viables” en el medio e incluso corto plazo, ya que algunas han estado inutilizadas durante meses y no han servido para el fin para el que habían sido diseñadas.

“No hablamos de voluntad política, tenemos que ser capaces en este país de entender que las leyes de la naturaleza no se doblegan a las leyes del hombre, nos equivocamos si pretendemos condicionar la acción de la naturaleza porque uno haga una promesa electoral de una u otra característica”, ha dicho Morán, que insiste en que el actual Ejecutivo no va a “generar expectativas abocadas a la frustración” prometiendo cosas que “no está en su mano cumplir”.

En este sentido, ha dicho que el Gobierno va a realizar una “gestión rigurosa del agua contándole la verdad a la gente” e informando de las razones presupuestarias, normativas y de esfuerzo político sobre materia de Agua, ya que, según dice, el Gobierno no tiene “la capacidad de cambiar el clima”.

Según ha expuesto Morán durante su intervención, es necesario una política del Agua que minimice la vulnerabilidad de la población, del medio ambiente y de las actividades económicas. “Es un error perseverar en adjudicar derechos que no podrán hacerse efectivos —comenta—. Si hoy la demanda de agua desborda la capacidad de bastantes demarcaciones, pensemos en qué sucederá si seguimos instalados en una dinámica de demandas crecientes en un escenario de reducción drástico de recursos hídricos”.

DISMINUIR EXPOSICIÓN A INUNDACIONES

A su juicio, a pesar de la construcción de embalses, diques y dragados de cauces, la vulnerabilidad de los bienes y de la población frente a las crecidas ha seguido aumentado, por lo que señala que disminuir la exposición a inundaciones requiere “poner en práctica estrategias basadas en la reordenación de territorios inundables”.

Por todo ello, el actual modelo de gestión del agua se encuentra en proceso de revisión para adecuarlo al cambio climático, que incluirá medidas de actuación que se concretarán en el Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización.

En concreto, trabaja en un Libro Verde de la Gobernanza del Agua, que pretende ser un punto de partida para el proceso participativo de la sociedad con el fin de encontrar consenso en la materia. Según ha adelantado Morán, el Gobierno quiere iniciar en el primer trimestre de este 2019 el proceso de participación pública de este documento.

El pretende trasladar al conjunto de actores en la gestión del agua este Libro Verde, de tal manera que se sienten las bases de un “diálogo de país en el que haya un consenso razonable”.

Preguntado sobre el ansiado Pacto por el Agua, asegura que no le cabe la “menor duda de que habrá la suficiente responsabilidad en el conjunto de las fuerzas políticas y de las administraciones para avanzar en un proceso que es necesario e imprescindible”. “Tenemos muy poco tiempo para intervenir, cuanto mas tiempo perdamos, más costes tendrá el país” y, mientras tanto, asegura que habrá que derivar recursos de otros ámbitos para paliar los efectos de la escasez de agua.