Así, esta borrasca provocará un temporal atlántico de viento en buena parte de la Península, mal estado de la mar y precipitaciones generalizadas, aunque no serán muy intensas, aunque afectarán especialmente a y al área cantábrica.

‘Hugo’ llegará al norte de Galicia este viernes por la tarde y desde ahí avanzará rápidamente hacia el golfo de y provocará un empeoramiento de la mar a partir del viernes por la tarde en los litorales de Galicia y del Cantábrico, hasta alcanzar el viento del oeste y noroeste la fuerza 8 a 9.

La AEMET, que ha emitido un aviso especial por ‘Hugo’ avisa de que se esperan olas de mar compuesta con una altura significativa del noroeste que aumentará hasta los nueve metros de altura en las costas del norte de Galicia, de y y de 6 a 8 metros en el litoral oeste de Galicia y en las costas del País Vasco.

Además, avisa de que en los litorales Granada, y el viento del oeste alcanzará la fuerza 8 y la altura de las olas los 4 metros.

Precisamente, esta mar tan adversa se producirá muy probablemente entre la madrugada y la tarde del sábado, sobre todo en las zonas costeras de Galicia y del Cantábrico.

Asimismo, se espera viento fuerte o muy fuerte del oeste que empezará a soplar también el viernes por la tarde en Galicia y Asturias y se extenderá a buena parte de la Península a lo largo del sábado.

En concreto, la AEMET prevé rachas muy fuertes de 70 a 80 kilómetros por hora que serán “bastante generalizadas” y que serán menos probables en el suroeste y noreste peninsular.

En cuanto al interior del este y del sureste peninsular las rachas probablemente pasarán de 90 kilómetros por hora. Las rachas más fuertes se producirán en el norte de Galicia y en los litorales y zonas altas del área Cantábrica, y llegarán a 100 o 110 kilómetros por hora puntualmente e incluso localmente podrán alcanzar los 120 kilómetros por hora.

El frente frío activo asociado a ‘Hugo’ provocará precipitaciones generalizadas desde el viernes en Galicia y se extenderán rápidamente al resto de la Península y también a . La AEMET subraya que estas precipitaciones se producirán principalmente por la noche y en general no serán intensas.

Si bien, lo más significativo serán las precipitaciones en forma de nieve en el noroeste peninsular, a partir de unos 800 metros de altura y probablemente se podrán acumular hasta 20 centímetros de espesor de nieve en la cordillera Cantábrica occidental y central.

Ya el sábado por la noche la borrasca ‘Hugo’ se debilitará “muy probablemente” y de forma rápida y se producirá una “clara mejoría” de los fenómenos adversos: mar, viento y precipitaciones.