A preguntas de los medios tras firmar el Acuerdo Estratégico de Salud y Seguridad Laboral 2017-2021, ha apuntado que lo que se decida en el PSOE de Castilla-La Mancha “lo decidirán los militantes” y que “no será ningún tipo de mercadeo”.

“Pretendo apoyar y colabora lo mas posible con la nueva dirección de mi partido, y en que salga delante el proyecto mayoritariamente apoyado”, ha apuntado, para reiterar que se propone ayudar “no perturbando ni estar comentando ni recomendando todas las declaraciones que se hagan si me gustan o no”.

Bajo el punto de vista del líder de los socialistas castellano-manchegos, la mejor manera de ayudar al PSOE ahora es colaborar “con el buen desarrollo” de su papel institucional, ha concluido.