El Gobierno regional igualará en recursos a todas las mujeres afectadas por violencia sexual con la puesta en marcha de la nueva Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género, cuyo texto definitivo será aprobado este martes por el , como paso previo a su tramitación parlamentaria.

Así lo ha adelantado el presidente regional durante la inauguración del simposio ‘La a la dependencia. Realidades y futuro’, que se celebra en el Palacio de Congresos de . Un acto en el que también han intervenido el presidente de la (AEDYGSS), ; la presidenta de la , Antonia Valverde Quevedo; y la secretaria de Estado de Servicios Sociales, .

El presidente de Castilla-La Mancha ha subrayado la importancia de la legislación contra todo tipo de violencia machista como uno de los grandes hitos de la democracia, junto con la mejora del sistema sanitario, educativo, los servicios sociales y la dependencia, considerados los cuatro pilares fundamentales del Estado del Bienestar.

García-Page ha asegurado que la nueva legislación autonómica para la lucha contra la violencia machista será la ley “más avanzada y exigente de España”; una normativa que se sustenta sobre el articulado de la primera ley al respecto que fue aprobada en Castilla-La Mancha en el año 2001 y que situó a nuestra región como “pionera” a nivel nacional.

Reclamación al Estado de la deuda en materia de dependencia

En este contexto se ha referido a la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, cuyo contenido será objeto de análisis durante la doble jornada especializada que se celebra durante esta semana en Toledo.

El presidente regional ha tenido palabras de reconocimiento para el , impulsor de la norma, pero al mismo tiempo ha sido crítico con el nivel de cumplimiento de los compromisos económicos de cada una de las administraciones implicadas.

Así, ha reclamado al Estado los “entre 400 y 500 millones pendientes” que, desde 2012, el adeuda a Castilla-La Mancha para la sostenibilidad del Sistema de Dependencia. “Falta dinero y falta financiación”, ha recalcado García-Page, para quien es “prioritario” que esta problemática heredada del Ejecutivo del Partido Popular, “se tiene que ir abordando”.

En esta misma línea, ha reclamado que tanto la dependencia como la sanidad formen parte del nuevo Sistema de que el Gobierno central ha de definir en el futuro. “No voy a reclamar policía autonómica, pero tengo claro que debemos ir a parámetros objetivos en prestación pública”, ha incidido el presidente de Castilla-La Mancha, para quien la distancia a la que deben estar los servicios sanitarios, educativos o la ratio de residencias de mayores por habitante deben ser incluidos como elementos a tener en cuenta en el nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas.

En esta misma línea, ha puesto énfasis en la importancia de la gestión que se lleva a cabo desde Castilla-La Mancha en cuanto a la ampliación de los derechos de las personas dependientes, como ha ocurrido con la aprobación de la Ley de Protección y Apoyo Garantizado, que blinda la “tranquilidad” de los progenitores de las personas con grave discapacidad de la región.

Una normativa de carácter autonómico que, tal y como ha expresado el presidente García-Page, “me gustaría que, con el tiempo, fuera trasladada al ámbito nacional”.

Simposio “La atención a la dependencia. Realidades y futuro”

Toledo acoge durante dos días la celebración del simposio ‘La atención a la dependencia. Realidades y futuro’, que organizan la y (AEDYGSS) y la Fundación CERES, en colaboración con el Gobierno regional.

Durante esta doble jornada, a través de una serie de ponencias y mesas redondas, diferentes expertos y profesionales de ámbito nacional, hacen balance de los más de diez años que han transcurrido desde la aprobación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

El simposio sirve, asimismo, como espacio de intercambio de conocimientos para analizar el estado de situación del Sistema de Atención a la Dependencia y extraer las mejores buenas prácticas de innovación, a través del análisis comparado con otros territorios y el debate científico sobre las posibilidades de mejora.