Ruiz Molina ha señalado este jueves en rueda de prensa que, paralelamente a este Plan Estratégico, se debe conocer “con exactitud” la situación financiera de la universidad, después de que el propio consejero comunicara al que la institución cerró 2017 con un déficit de 25 millones de euros, que ha calificado de “desorbitado”.

El consejero ha opinado que “es bueno que se hable también de esa situación financiera” y ha incidido en la necesidad de hacer este control financiero de la universidad castellano-manchega “porque lo dice la Ley de Presupuestos y porque hay una resolución de las Cortes que insta a ello”.

Además, ha manifestado que esta auditoría financiera servirá para diferenciar “un déficit puntual de uno estructural” y para saber si, en caso de que este déficit fuera estructural, fuera necesario “tomar medidas de saneamiento” en la UCLM. “Para eso están las auditorías”, ha apostillado.

Ruiz Molina ha recordado que en las negociaciones sobre el presupuesto de 2017 entre el Gobierno regional y la institución académica, la diferencia entre ambas partes era de cinco millones de euros, por lo que ha reiterado que “en ningún caso se justifica un déficit de 25 millones de euros”.

Del mismo modo, ha comentado también que, aparte de las diferencias entre las previsiones de ingresos recibidos a través de fondos FEDER y los ingresos percibidos, la revisión de la situación económica de la UCLM ha arrojado un desfase en los ingresos por tasas académicas de un 12 por ciento, algo que ha criticado porque “se sabía con exactitud el número de alumnos matriculados a lo largo de 2017”.

Sobre esto, también ha apuntado que el presupuesto del año 2017 se aprobó “en el mes de diciembre”, una fecha en la que, ha dicho, “se conocen con la máxima certeza los ingresos que se van a producir”.

SIN PREVISIÓN DE CIERRE DESDE JULIO

Además, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha comentado que la UCLM dejó de enviar a su Consejería en julio de 2017 la información acerca de sus previsiones de cierre del ejercicio, a pesar de que desde la propia Consejería les remitieron “la necesidad de tener esa información”. A este respecto, ha explicado que es costumbre de la universidad mandar esta previsión de cierre cada vez que se envían informes sobre su situación financiera.

En este sentido, ha detallado que el último informe de previsión de cierre indicaba que la UCLM finalizaría el ejercicio 2017 con un déficit de 5,6 millones de euros, una cifra que ha tildado de “coherente y que se podía soportar en el conjunto de la Comunidad Autónoma”.

Por ello, ha hecho hincapié en que es necesario saber “qué ha ocurrido entre julio y diciembre para que esos cinco millones se hayan convertido en 25”, cifras que ha definido como “muy exageradas”.