El de Castilla-La Mancha condena firmemente la Mutilación Genital Femenina, por tratarse de “una forma de violencia extrema y aberrante contra niñas y mujeres”, según explicaba la directora provincial del Instituto en Guadalajara, . Narro hacía estas declaraciones esta mañana, durante la celebración de una jornada que se enmarca dentro del programa “After” cofinanciado por la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha y con fondos europeos, en la que una delegación senegalesa está trabajando con profesionales de diversos sectores que pueden detectar posibles casos de riesgo en niñas que residen habitualmente en la provincia y que en ocasiones viajan a sus países de origen.

En esa línea de trabajo, desde el la Mujer se ha suscrito un Protocolo para la Prevención de la Mutilación Genital Femenina junto Médicos del Mundo, la y la Fundación Kirira, que tiene como objetivo prevenir, armonizar recursos y sensibilizar a los profesionales de las administraciones públicas en esta materia.

En la jornada que hoy se desarrolla en Guadalajara participan profesionales de Educación, Sanidad, Bienestar Social, del ámbito judicial, de la , de la de diversas organizaciones no gubernamentales que tienen contacto con migrantes y que pueden llegar a detectar una situación de riesgo para niñas africanas que viven en Guadalajara.

Además, mediante esta acción se pretende también “enlazar la comunidad africana con la europea, ya que ellas y ellos con sus testimonios nos pueden dar las claves para detectar la población diana que puede ser objetivo de esta forma de violencia”, según ha explicado Charo Narro, quien ha hecho un reconocimiento del trabajo de la , coordinadora del proyecto “After”. Por su parte, desde la Fundación Simetrías, , ha agradecido la colaboración del Gobierno regional y su apuesta por prevenir la mutilación genital femenina.

El principal objetivo del proyecto “After” es luchar contra la mutilación genital femenina entre las comunidades migrantes de los países donde se practica, así como aumentar la conciencia entre los responsables de las políticas locales sobre el riesgo existente para las mujeres y las niñas migrantes y sobre cómo superar los riesgos.

A juicio de la responsable de la Fundación Simetrías para conseguir ese objetivo “es imprescindible lo que ha hecho el , abordar un protocolo que permite la coordinación de todos los servicios públicos, desde el médico pediatra a los servicios sociales, a los centros de la mujer, a los colegios, o institutos. En definitiva, coordinarse entre los profesionales para identificar las situaciones de riesgo y prevenir que alguna niña al viajar a su país pueda correr riesgo de ser mutilada”.