Guadalajara, 14 de febrero de 2018.- El ha organizado una jornada formativa para la prevención de la mutilación genital femenina, con el objetivo de disminuir el riesgo de esta práctica entre la población africana residente en Castilla-La Mancha.

Se trata de un curso de tendrá 20 horas de duración, de las cuales 11 serán presenciales y 9 de formación a distancia. La parte presencial se impartirá en el Archivo Provincial de Guadalajara, el lunes 19 de febrero, de 15 a 20 horas, y el martes 20, de 9 a 15 horas. El curso será impartido por Médicos del Mundo y está dirigido a profesionales de dispositivos de acogida, Centros de la mujer y Servicios Sociales de Castilla-La Mancha, así como a personal sanitario o de recursos y entidades de acción social.

Entre los conceptos que se abordarán en la jornada formativa se encuentra la tipología de mutilación genital femenina, el modo y el momento en el que se lleva a cabo, las consecuencias para la salud de mujeres y niñas o las razones por las que se practica. También se analizará el marco legal, el contexto de esta práctica en España y en Castilla-La Mancha, se trabajará el Protocolo de Prevención de la Mutilación Genital Femenina de Castilla-La Mancha y se ofrecerán pautas para intervenir de manera multidisciplinar y en red para erradicar la mutilación genital femenina.

Las personas interesadas en participar en esta jornada formativa, han de inscribirse previamente en la Dirección provincial del , bien de manera presencial en su sede de la calle 1-3, en el teléfono 949 88 50 20 o en la dirección de correo electrónico institutomujerguadalajara@jccm.es . La jornada será gratuita y la asistencia máxima se limitará a 50 personas.

La directora provincial del la Mujer, , ha señalado que el curso que se impartirá la próxima semana forma parte de las acciones preventivas incluidas en el Protocolo para la Prevención de la Mutilación Genital Femenina en Castilla-La Mancha, aprobado por el Gobierno regional en septiembre de 2017. El objetivo de esta acción es, según ha señalado, “prevenir una práctica que lesiona los órganos genitales femeninos y causa daños irreversibles con repercusiones muy negativas en la salud física, mental y sexual de quienes la padecen”.

Para realizar esa labor preventiva, Charo Narro destaca la importancia de proporcionar “orientación en la identificación de la población de riesgo a las y los profesionales que intervienen frente a este tipo de violencia de género, a fin de evitar que se practique a niñas que viven en nuestra provincia y nuestra región, a la vez que se atiende a las mujeres que ya han sido víctimas de esta práctica”.