El ha autorizado el contrato de Servicios Sociales para la gestión integral de 60 plazas en cuatro centros de primera acogida y valoración de protección de menores en las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y .

Tal y como ha informado la consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo regional, Blanca Fernández, el contrato entrará en vigor el próximo 1 de octubre y tendrá vigencia hasta el año 2022, y el presupuesto base de licitación asciende a 7.858.583,04 euros.

Fernández ha explicado que el objetivo que persigue el Gobierno castellano-manchego con estos centros, y con las actuaciones que se llevan a cabo es ellos, es ayudar en el desarrollo y bienestar personal de los menores, “siendo la Junta de Comunidades quien cubre este desamparo otorgando una segunda oportunidad para que tengan una vida normalizada”.

En este sentido, entre las prestaciones para atender satisfactoriamente las necesidades de estas personas cabe indicar actuaciones de atención residencial, como son alojamiento, alimentación, apoyo en las actividades básicas de la vida diaria, atención educativa, psicológica y emocional, atención socio-sanitaria y actividades de ocio y tiempo libre de los niños y niñas residentes.

Contempla además actuaciones imprescindibles para el adecuado funcionamiento del centro, como limpieza, lavandería y actuaciones de mantenimiento del edificio y de las instalaciones.

La portavoz del gobierno autonómico ha recordado que esta es solo uno de los diversos tipos de centros y hogares que ofrece la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, algunos de ellos más especializados y adaptados a las necesidades y perfiles de niños y adolescentes, en cada caso con la aplicación de un programa individualizado.