En rueda de prensa, Hernando ha indicado que esta decisión supondrá reforzar el sistema, una labor gracias a la cual a lo largo de la legislatura y tres años después de que tomaran posesión se ha conseguido un descenso de solicitudes pendientes, lo que “constituye un dato que revela el renovado compromiso” por este sistema pese al aumento de un 110% de solicitudes.

Se han incorporado a 18.000 beneficiarios nuevos hasta superar los 53.000 a lo largo de la legislatura, “una subida de cerca de 30 puntos porcentuales hasta llegar al 85% de todas las personas del sistema”.

“Casi el 12% de nuevos beneficiarios en los últimos 16 meses corresponden a aquellas personas que han tramitado la solicitud. Nos situamos como la quinta región que más ha incorporado”, ha exhibido, añadiendo que “también se puede presumir” de que apenas 7.000 personas quedan pendientes de entrar en el sistema.

Hernando ha considerado que este “rearme” del sistema se logra pese a las “trabas” que suponen las deudas del con la región por este ámbito, “que ya superan los 400 millones de euros”.

En este punto, ha dicho que sólo lo que el Gobierno de España debe en materia de Dependencia “supera con creces el margen financiero” de la Comunidad Autónoma en cuanto a posibilidad de endeudarse.

NUEVOS ELECTROCARDIÓGRAFOS DIGITALES

De otra parte, el ha autorizado un gasto de 500.000 euros para comprar 215 electrocardiógrafos digitales. Hernando ha detallado que esta adquisición de equipos para 204 centros de salud se enmarca en el Plan de Renovación de Tecnología con horizonte 2021.

Estas pruebas se podrán digitalizar, gracias a lo cual “todos los facultativos implicados tendrán acceso inmediato a los registros cardiográficos” de los pacientes, de igual manera que ocurre con las imágenes radiológicas.

Esta compra permitirá “contar con igualdad de condiciones” en todo el territorio castellano-manchego. En 2017 fueron más de 87.000 electrocardiogramas, “un 40% más que en 2016”.

Es una prueba no invasiva “de enorme utilidad, que permite confirmar el diagnóstico de distintas enfermedades, casi las tres cuartas partes de las cardiovasculares”, según Hernando.