Se trata de una publicación que ha sido presentada este jueves en la y constituye una herramienta para la “planificación, uso y mejora de la calidad de los suelos y del vino”, según ha informado la UCLM en nota de prensa.

La publicación está encabezada por los , , Sandra Bravo, y ; por parte del Ivicam —hoy y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla-La Mancha, IRIAF— Juan Luis Chacón y ; y de la UAM .

A través de este atlas los investigadores quieren “sensibilizar a la opinión pública sobre la diversidad e importancia de los suelos vitícolas, en particular, y agrícolas, en general, y facilitar el acceso al conocimiento de los diferentes tipos de suelos y su distribución geográfica al lector no especializado”.

Concretamente, estos 110 perfiles de suelos vitícolas se acogen al conjunto de Denominaciones de Origen de la región, a excepción de la DO de Mondéjar, y aporta datos analíticos, gráficos y documentos fotográficos sobre las propiedades, características, estructura y composición de dichos suelos.

El atlas de corte técnico, ha sido elaborado, según los investigadores, para proporcionar un “instrumento básico sobre el reconocimiento de los suelos vitícolas de la región, difundir su diversidad y tipología y proporcionar una herramienta útil para científicos, agricultores, viticultores, administraciones, empresas e interesados”.

Al acto de presentación han acudido el vicerrector de Profesorado, ; la directora de la , ; el director de Banca , entidad patrocinadora del trabajo, ; y el director del , ; además de los autores del trabajo.

EL PROYECTO COMENZÓ EN 2010

Este trabajo, según han insistido los investigadores, no es la actualización de un estudio, si bien para su elaboración se han tenido en cuenta trabajos científicos anteriores, tesis doctorales y mapas de suelos. Su resultado es el de un proyecto de investigación que comenzó en verano de 2010 con la solicitud de autorización a viticultores, bodegueros y denominaciones de origen de la región para el muestreo de suelos.

Sobre el terreno, y siguiendo las metodologías propuestas por Naciones Unidas y el , se describieron los suelos. Las tomas recogidas se estudiaron en los laboratorios de la Escuela de Ingenieros Agrónomos.