En un comunicado, tanto IU como PCAS se han mostrado “decepcionados, aunque no rendidos” por este hecho, teniendo en cuenta que sus enmiendas pretendían dotar al Proyecto de Ley de Presupuestos “de una personalidad y un carácter social, con una fuerte vinculación hacia las necesidades de la ciudadanía de Castilla-La Mancha”.

Así, dan por hecho que PSOE, PP y Podemos “no comparten el modelo de región y desarrollo que estos partidos no representados en las Cortes, pero con una importante y relevante repercusión política, social e institucional en la región, querían dotar a los presupuestos regionales”, y han lamentado una decisión que repercutía directamente y beneficiaba a los castellano-manchegos, “estableciendo un modelo de región y de desarrollo válido y útil”.

“Hubiera sido no solo deseable, sino procedente y de mayor valor democrático, que la recién estrenada responsabilidad de Participación Ciudadana recaída en la segunda Vicepresidencia de la Junta, hubiera dado un paso de cambio y aires nuevos en la concepción de lo que se ha venido a llamar vieja política para avanzar a un modelo donde los ciudadanos somos partícipes de la política más allá de los procesos electorales”, han declarado desde IU y PCAS.