A preguntas de los medios en una rueda de prensa, el dirigente de IU ha lamentado que esta sentencia ponga el enfoque de la política española en el independentismo catalán y no en los problemas de la ciudadanía, como el empleo o los servicios sociales.

“Es una forma de distraer la atención de lo que verdaderamente preocupa”, ha indicado, para mostrar su preocupación de que de cara a las elecciones solo se hable del problema catalán y no de los que le hace falta a la gente en su día a día.

A ello, ha añadido que desde Izquierda Unida creen que hay que dar a este problema una salida política y no judicial o penal. “El problema sigue existiendo”, ha señalado, para concluir que desde la propia Vicepresidencia del Supremo también se hizo la reflexión de dar soluciones políticas a los problemas.