El Plan de Pobreza energética promovido por el se creó para solventar la situación de pobreza severa de las familias castellano-manchegas que no pueden afrontar el pago de la luz, además de paralizar un posible corte del suministro eléctrico.

Esta ayuda, con un importe total de 150 euros, se encuentra desde el pasado mes de noviembre paralizado, ya que se ha gastado la partida que estaba presupuestada para hacer frente a esta problemática.

En este sentido, , responsable de Conflictos de IU CLM, explica que: “Esta cantidad, manifiestamente insuficiente, suponía un alivio para las familias que deben hacer frente al frío invierno y no pueden mantener su hogar a una temperatura adecuada”, añadiendo que: “Una vez más se ve la poca previsión del para hacer frente a los problemas sociales de nuestra región”.

Respecto a la escasez de la partida presupuestaria para el Plan de Pobreza Energética, Ávalos comenta que: “Quien sufre las consecuencias de la falta de dotación económica son las familias castellano-manchegas más vulnerables, que en pleno meses invernales se encuentran sin recursos para hacer frente al pago de sus facturas”.