Un análisis comparativo de los resultados registrados en las elecciones de 1999 y de las diferentes encuestas encargadas y publicadas por diversos medios de comunicación llevan a la conclusión clara y contundente de que el Partido Socialista tiene en estos momentos las mejores expectativas de voto. Así, en las autonómicas de 1999 el PSOE obtuvo el 54.2 por ciento de los votos, lo que se tradujo en los 26 escaños que tiene en el Convento de San Gil.

Hace exactamente un año, tras el Debate sobre el Estado de la Región celebrado en octubre de 2001, el PSOE tenía una intención de voto del 57,50 por ciento, frente al 38,90 por ciento del Partido Popular. Hay que tener en cuenta que en aquellos momentos el líder del PP era Agustín Conde. Estos datos los ofrecía un sondeo de Inner encargado por la Junta de Comunidades.

Cinco meses después, en marzo del presente año, el diario El Mundo publicaba una encuesta elaborada por Sigma Dos en la que el PSOE alcanzaba un respaldo electoral del 54,5 por ciento, frente a un 39,4 por ciento de intención de voto del PP. También en esta ocasión el cabeza de cartel de los populares era Agustín Conde.

En esta ocasión ya se apuntaba la posibilidad de que los socialistas ganaran un escaño más, que lógicamente sería arrebatado al PP, ya que una constante en todos los sondeos, encuestas y demás estudios de intención de voto apuntan al mantenimiento del actual bipartidismo, sin opciones para la llegada a las Cortes regionales de ninguna otra fuerza política (IU).

A finales del pasado mes de junio diversos medios de comunicación de la comunidad publicaban una encuesta de la empresa Inner encargada por Localia TV en la que se concedía al Partido Socialista una intención de voto del 55,5%, frente a un 40% del PP.

La particularidad de este sondeo era que por primera vez aparecía Suárez Illana como candidato popular, en lugar de Agustín Conde.

También en esta ocasión el reparto de escaños favorecía al partido encabezado por José Bono, ya que la previsión era de 27 para el PSOE y 20 para el PP.

La intención de voto en estos momentos, según el sondeo de Inner, ha evolucionado claramente hacia el lado del presidente de Castilla-La Mancha y el Partido Socialista, que de celebrarse hoy mismo las elecciones recibiría un 58,1 por ciento de los votos, lo que se traduciría en 28 escaños, dos más que en estos momentos, por un 37,8 por ciento para un Partido Popular encabezado por Suárez Illana, y un total de 19 escaños, dos menos de los 21 que tiene actualmente.

José Bono y el PSOE no solo repetirían la mayoría absoluta en las Cortes Regionales, sino que los resultados serían superiores a los de 1999. También se repite una constante en todos los trabajos sociológicos: personas que en las legislativas se decantan por votar al Partido Popular, cuando llegan las autonómicas conceden su apoyo a José Bono.