El número de parados registrados ha descendido en noviembre en 3.509 personas en relación con el mes anterior en Castilla La Mancha, lo que supone un descenso del 2,04%. A nivel nacional, la cifra total de desempleados inscritos en las oficinas del bajó en 1.836 personas.

“A pesar de este descenso de las cifras de paro hay que hablar de que este noviembre nos ha dejado un mal dato de empleo: la Seguridad Social perdió en noviembre en la región un total de 5.894 cotizantes”, asegura José Luis Perea, portavoz de ATA Castilla La Mancha.

“Por ello, la certidumbre es fundamental para afrontar el futuro del empleo en la región. Las recetas pasan por garantizar certidumbre, certeza, confianza y seguridad jurídica para quienes tienen que generar empleo y actividad. Y esos son los autónomos”, apunta José Luis Perea.

Por su parte, en el mes de noviembre se formalizaron en Castilla La Mancha un total de 75.323 contratos, lo que supone 24.138 menos que el mes anterior. De ese volumen de contratos registrados en la Comunidad Autónoma el pasado mes, 5.661 fueron indefinidos y 69.662 temporales.

EL RETA pierde 36 autónomos en Castilla La Mancha

En cuanto al colectivo de trabajadores autónomos, durante el mes de noviembre, el , RETA, en Castilla la Mancha perdió 36 autónomos. A nivel nacional, el RETA restó 4.474 trabajadores por cuenta propia.

Por provincias, tres de las cinco registraron descensos en cuanto al número de autónomos en noviembre: Ciudad Real (-33 autónomos), Albacete (-16) y Cuenca, con un autónomo menos que en octubre de 2018. Guadalajara mantuvo intactos el número de autónomos y Toledo sumó 13 nuevos emprendedores.

En cuanto a los datos por género, destaca cómo la perdida de autónomos se da entre el colectivo masculino. Así, mientras las mujeres que decidieron en noviembre poner en marcha un negocio o actividad por cuenta propia en Castilla La Mancha aumentaron en 55 personas, los varones autónomos descendieron en 91personas.

Por sectores de actividad, el descenso ha sido motivado por las pérdidas registradas en agricultura (-62 autónomos), comercio (-53 autónomos), hostelería (-48 autónomos) y actividades artísticas, con un descenso en noviembre de 25 cotizantes autónomos.

“A pesar de que los datos no son excesivamente malos, no conseguimos despegar, seguimos creciendo la mitad que a nivel nacional, lo que muestra cierto estancamiento en la región en los últimos meses”, concluye José Luis Perea.