El Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid ha acordado impedir que los bancos acreedores de Alteco Gestión que ejecuten la garantía de prenda que tienen sobre las acciones de Gecina propiedad de esta firma a través de la que controla el 16% de la inmobiliaria francesa.

El titular de este Juzgado acepta así las medidas cautelares solicitadas por la administración concursal de Alteco ante el proceso de concurso de acreedores en que está inmersa, con un pasivo de 1.600 millones de euros.

En su auto, al que tuvo acceso Europa Press, el juez estima que la ejecución de las acciones por parte de los bancos ocasionaría un “enorme daño” a Alteco.

“Dichas acciones constituyen prácticamente el total de la masa activa del concurso de esta empresa, por lo que su ejecución consumiría todo el patrimonio destinado a satisfacer a los acreedores, particularmente a los que no tienen garantía sobre las acciones, a los que se generaría un perjuicio irreparable”, argumenta el juez.

Según el auto de declaración de concurso de la empresa de Joaquín Rivero, la firma cuenta con un activo (fundamentalmente las acciones de Gecina) valorado en 835,82 millones de euros y un pasivo de 1.600 millones, lo que arroja un agujero patrimonial de 812 millones.

Así, el juez “acuerda la suspensión cautelar de toda forma de ejecución de prensa constituida sobre acciones del capital social de Gecina que sean titularidad de Alteco Gestión”.

El requerimiento se realiza a , , , , , , , Bankia, Caixa General de Depósitos, Eurohypo, Natixis, NGB Banco y , a los que se emplaza a “abstenerse de toda forma de realización y ejecución de prendas sobre títulos de Gecina”.

El auto también requiere que se abstengan de cualquier tipo de ejecución a las entidades depositarias de las acciones, Luxembourg y Caceis.

El juez advierte a estas entidades que, en caso de ejecutar las acciones, incurrirían en un delito de desobediencia civil a la autoridad e “incurrirían en posible responsabilidad de daños y perjuicios a la masa” de acreedores.

MEDIDAS URGENTES.

La sociedad de Joaquín Rivero demandó estas medidas cautelares de forma “urgente”, ante “los indicios de una ejecución inmediata de los títulos, que impediría la restauración de la situación jurídica”.

En este sentido, el auto revela que el pasado 17 de octubre, seis días después de la declaración de concurso de Alteco, esta firma recibió un escrito en el que se informa de la pretensión de sus bancos acreedores de ejecutar las acciones de Gecina de forma inminente (el 19 de octubre).

Según detalla el auto, las prendas están constituidas conforme al Derecho de Luxemburgo, pero su constitución se realizó en España. Asimismo, indica que la efectividad de esta medida cautelar queda circunscrita al proceso concursal al que se ha acogido la compañía de Joaquín Rivero.